descapitalización

descapitalización

1. s. f. ECONOMÍA Acción y resultado de descapitalizar o descapitalizarse una empresa, institución o entidad la crisis económica produjo una descapitalización generalizada en las empresas.
2. Emprobrecimiento social, económico o cultural de una comunidad.
Traducciones

descapitalización

SF
1. (= pérdida) la empresa sufrió una descapitalización de 13.000 millonesthe net worth of the company fell by 13,000 million
2. (intencionada) → asset-stripping
Ejemplos ?
Es denigrante cómo cargan sobre nuestras espaldas todas las deficiencias, cuando ellos son los únicos responsables; con la descapitalización de las empresas, evasión de capitales, falta de actualización de los sistemas de producción para poder situarse a nivel competitivo con otros mercados, etc...
Es importante subrayar que el Congreso se manifiesta partidario de que las cantidades destinadas a sufragar estos proyectos (Editorial Confederal, Prensa, Emisoras, Información, etc.), prioritarios o no, sean entregados a los respectivos sindicatos o comisiones gestoras, en concepto de préstamo a reintegrar, para evitar una posible descapitalización del Patrimonio Confederal.
Ese grupo, que no sólo fue incapaz de proporcionar a nuestros sectores productivos el crédito de que estuvieron siempre urgidos, sino que fue además el elemento que propició y apoyó en primer término la fuga de divisas y la descapitalización de nuestra economía, como lo denunció acertadamente el Presidente de la República desde esta misma tribuna, por supuesto está lejos de haber sido liquidado; pero la recuperación para la nación del poder financiero abre a nuestro país nuevos derroteros no sólo en lo económico, sino también en lo político y lo social.
No obstante, el pueblo solidariamente mantuvo la calma; procedía sin freno la descapitalización, el empobrecimiento de las masas frente a la ostentación irritante de las minorías enriquecidas, ya no podía seguir contando con la anuencia del estado; frente a nuevas tácticas del gobierno, para encontrar la fórmula de reorientación entre nuestra economía, la prepotencia y el antipatriotismo, debemos de aceptarlo, de los banqueros, se hacía evidente, se calcula que por la sola operación de comprar dólares en una ventanilla y venderlos en otra, la banca privada se embolsó 10 mil millones de pesos.
Apoyaremos a las empresas que de buena fe se vieron forzadas a endeudarse en dólares, para evitar la elevación de costos y su descapitalización.
La apertura expone a nuestro país, en suma, a un mercado internacional que con este tipo de prácticas podrían causar profundos problemas de descapitalización y desempleo, si al importar productos de terceros países no estamos preparados para hacerle frente con una legislación moderna, que permita obtener las ventajas de la apertura, sin exponer a los productores nacionales a los embates de la competencia desleal y de otras prácticas de comercio internacional, que son muy lesivas para nuestra industria.
Tuvieron que coincidir en México los factores de una crisis mundial sin precedente y las diversas causas internas que comprometieron la economía nacional; el abuso egoísta de los empresarios de la banca y la insensibilidad social de ciertos grupos de mexicanos que contribuyeron a la descapitalización del país, así como la conciencia crítica de amplios sectores del pueblo que exigían decisiones tan grandes como los riesgos, para el Estado, haciendo pleno uso de sus atribuciones, asumiera una respuesta revolucionaria con apoyo en los lineamientos esenciales de nuestra Constitución Republicana.
Aunado a esto, los subsidios, la inmovilidad y rigidez en las tarifas y las deformaciones en los costos o el financiamiento, han suscitado la descapitalización y operación defectuosa de muchas de ellas.
Todos sabemos que el exceso de moneda circulante sin el consiguiente respaldo en valores por la casa emisora de papel moneda, propicia la inflación con sus fenómenos adyacentes como son la carestía, la descapitalización de las empresas, la pérdida del valor de la moneda, el desempleo y el desánimo de las fuerzas productoras del país.
El abuso egoísta de los empresarios de la banca y la insensibilidad social de ciertos grupos de mexicanos que contribuyeron a la descapitalización del país, así como la conciencia crítica de amplios sectores del pueblo que exigían decisiones tan grandes como los riesgos, para que el Estado, haciendo pleno uso de sus atribuciones, asumiera una respuesta revolucionaria con apoyo en los lineamientos esenciales de nuestra Constitución Republicana.
En la actualidad Puerto Rico tiene una deuda pública de $72.204.000.000 (equivalente al 103% del PNB), un déficit gubernamental del $2.500.000.000 (3,5% del PNB), una participación laboral del 40%, y una descapitalización progresiva de la banca comercial del 30% (en comparación con los niveles de 2005), unos niveles de pobreza que arropan al 45% de la población.
En Bolivia, debido a la descapitalización de los fondos privados y sus múltiples atrasos en el pago de jubilaciones, desde el 10 de diciembre de 2010 se inició el retorno de la administración de los fondos de pensiones al Estado.