desbordante


También se encuentra en: Sinónimos.

desbordante

1. adj. Que desborda o se desborda desbordante de alegría; el autobús está desbordante de gente. rebosante
2. Que sale de sus límites o de la medida lo hizo con una facilidad desbordante.

desbordante

(desβoɾ'ðante)
abreviación
1. que excede los límites tarea desbordante
2. que experimenta un sentimiento exaltadamente Terminó la carrera desbordante de felicidad.
Traducciones

desbordante

uncontrolled

desbordante

debordante

desbordante

فيضان

desbordante

ξεχειλίζει

desbordante

overfyldte

desbordante

överfyllda

desbordante

ADJ
1. (= que rebosa) una copa desbordante de champána glass full to the brim with champagne
la sala estaba desbordante de gentethe room was full to bursting
2. (= abundante) [alegría, entusiasmo, actividad] → overwhelming; [humor, imaginación] → unbounded, boundless
3. desbordante de [+ salud, entusiasmo, energía] → brimming (over) with
una carta desbordante de felicidada letter brimming (over) with happiness
Ejemplos ?
Una gran angustia tenía yo; quería que la tierra se abriera para poder escapar; las piernas me principiaron a temblar más que nunca. Un miedo desbordante me arrasaba.
Qué rugiente marejada de infinitos desprecios saltaría desbordante de vuestros pechos sobre el rostro de esos hombres que dicen amaros, cuando lo que desean es poseeros como una cosa y encadenaros a su dominación, para vosotras más triste que muchas desventuras, puesto que viene de un esclavo, de un esclavo que hundido en abyecto servilismo tiene la imprudente audacia de hacer de vosotras, que deberíais ser las dulces campañeras del hombre fuerte, el escaño de sus ruindades.
Honorable Congreso de la Unión: En fervorosa demostración cívica que el pueblo de México convirtió en desbordante fiesta nacional, el voto de los ciudadanos depositó en mis manos la bandera de su esperanza.
EL OCHO DE NOVIEMBRE DE 1940 fue la fecha cívica que rubricó Pinas con el desbordante fervor de todos sus hijos, que la levantaron sobre el trono de oro de sus corazones, con la Majestad de Pueblo invicto, bajo el arco triunfal de una cruzada gloriosa de patriotismo, que tuvo como trinchera la gallarda alma de sus mujeres, y como bandera, el civismo y la constancia de sus hombres.
Después abrazó a míster Dick (que se consideró muy honrado y no menos sorprendido) y se lo explicó todo. La alegría fue desbordante.
Tampoco podría explicarse, a no ser así, el origen de las dos características salientes del movimiento; la generalidad y el entusiasmo, la generalidad que supone coincidencia de opiniones – y ya se ha visto cómo eran de discrepantes las de la víspera – y un entusiasmo desbordante, contaminador, que pasa soliviantando hasta los ánimos más apocados, tal como no ocurría desde los días iniciados de Asencio y Las Piedras… ¿Y cómo?, se dirá.
Y mientras el señor Cristóbal dirigíase a apuntar con tiza en uno de los arcos de una de las cuarterolas la última arroba trasegada por Antonio, siguió éste en su penosa labor de desocupar la enorme tina desbordante del oloroso néctar que puso Dios en las vides montillanas.
Repugna, verdaderamente, que en los instantes en que más feliz ha sido este pueblo, en los instantes en que quizás no haya en el mundo otro pueblo más feliz que el pueblo cubano, demostrado en la alegría desbordante de cientos y cientos...
Una mañana zarpamos, la mente inflamada, El corazón desbordante de rencor y de amargos deseos, Y nos marchamos, siguiendo el ritmo de la onda Meciendo nuestro infinito sobre el confín de los mares.
Señor, tu regalo es desbordante de..., alza tu rostro hacia mí, Shu-Sin, tu regalo es desbordante de..., alza tu rostro hacia mí.
en ella cabe cuanto de grande el pensamiento alcanza, en ella el sol de redención se enciende, ella al encuentro del futuro avanza, y su mano, del Plata desbordante la inmensa copa a las naciones tiende!
Los caminos de su impulso creador y fecundo, se pierden en las profundidades lejanas de su Historia, así como las corrientes impetuosas de su Río se han derramado como un gigante abanico por sobre el limo de la Costa Orense, destruyendo, pero, al mismo tiempo, haciendo más rica a la tierra y relievando mejor la magnificencia de su Naturaleza: plena de sol y desbordante de clorofila.