desayuno


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con desayuno: desayuno continental, traductor

desayuno

(Derivado de ayunar < lat. vulgar jajunare.)
1. s. m. Primera comida del día mi desayuno es siempre muy ligero.
2. Alimentos que se consumen en el desayuno el desayuno de la dieta consiste en dos tostadas y una infusión.
3. Acción de desayunar.

desayuno

 
m. Primer alimento, ligero, que se toma por la mañana.

desayuno

(desa'ʝuno)
sustantivo masculino
primer alimento que se ingiere por la mañana El desayuno es la comida más importante del día.
Sinónimos

desayuno

sustantivo masculino
almuerzo*, comida.
Desayuno es la primera comida del día. Comida es, pues, el hiperónimo o forma genérica de referirse al desayuno. Almuerzo es un desayuno formado por alimentos sólidos o cocinados que se toma a media mañana.
Traducciones

desayuno

breakfast

desayuno

frühstück

desayuno

إفْطار

desayuno

snídaně

desayuno

morgenmad

desayuno

πρωινό

desayuno

aamiainen

desayuno

doručak

desayuno

朝食

desayuno

아침 식사

desayuno

ontbijt

desayuno

frokost

desayuno

śniadanie

desayuno

frukost

desayuno

อาหารเช้า

desayuno

kahvaltı

desayuno

bữa sáng

desayuno

早餐

desayuno

Закуска

desayuno

早餐

desayuno

ארוחת בוקר

desayuno

SMbreakfast
desayuno a la inglesa, desayuno británicoEnglish breakfast
desayuno buffetbuffet breakfast
desayuno continentalcontinental breakfast
desayuno de trabajoworking breakfast

desayuno

m. breakfast.

desayuno

m breakfast
Ejemplos ?
Hablando, hablando, a la hora del desayuno se lo ha contado a las compañeras, una mujer ya anciana, aguardentosa de voz, seca de calcañares, amarimachada, que fuma tagarnina, y una mozallona dura de carnes, tuerta del derecho, con magnífico pelo rubio todo empolvado y salpicado de motas de tierra, a causa de la labor.
Felicísima, radiante, voló doña Pacha a su casa, y en un dos por tres habilitó de celdilla para el seminarista un cuartucho de trebejos que había por allá junto a la puerta falsa; y aunque pobres, se propuso darle ropa limpia, alumbrado, merienda y desayuno.
Los catalanes de Bodegones se hacían llevar con un criado el desayuno a la trastienda del almacén, e iban ya a sentarse a la mesa cuando un lujoso carruaje se detuvo a la puerta.
Apenas las nueve daban De la mañana siguiente, Y don Juan con la Sirena En pláticas bien alegres, Concluido el desayuno, Estaban entreteniéndose, Cuando interrumpió su gozo Inesperado accidente.
MARGARITA ¡Mediodía! POSADERA ¿Queréis el desayuno? MARGARITA Sí; mas hacedme la bondad primero de decirle la hora al compañero, que tiene el sueño a fe bien importuno.
-Oye tú, Lola: sabes tú que me va pareciendo a mí que no te va gustando que yo le jeche los cuatro piropos que se merece al Chumbera, y que si hoy tiées tú armá en corso esa carita graciosa, tal vez sea porque el mozo no ha vinío entoavía, porque se le haigan pegao las sábanas, u haiga perdío el tren, u le haiga sentao mal el desayuno.
A las cuatro en punto, el coche se detuvo ante la puerta de la hospedería principal del pueblo, y ordené que nos sirvieran de inmediato un desayuno.
Después de un desayuno frugal sus madrecitas o sus padrecitos los llevaban a las casas de las flores, XOCHICALLI o las de los cantos, CUICACALLI.
Al día siguiente, mientras Clara preparaba el desayuno, fue a su lado y empezó a leer diversos pasajes de libros místicos, hasta que Clara dijo: ―Pero, mi querido Nataniel, ¿y si yo te considerase a ti como el principio diabólico que actúa contra mi café?
Es hora, pues, dados los copiosos hechos apuntados, de meditar ante las actitudes fácilmente imaginables en que podría incurrir un maquinista alienado que conduce un tren. Tal es lo que leo en una revista de criminología, psiquiatría y medicina legal, que tengo bajo mis ojos mientras me desayuno.
Al sentarnos a la mesa para el desayuno, llegó por telégrafo la noticia del naufragio de un barco inglés en la costa occidental de la península.
Y sin detenerse el anciano a oír lo que el Sincamisa pudiera contestarle, se dirigió hacia el extremo de la calle, donde ya, sentado frente a su mesilla de trabajo, luchaba denodadamente el señor José el Cerote por conquistar el tan codiciado desayuno.