desate

desate

1. s. m. Acción y resultado de no contener las palabras o la conducta.
2. desate de vientre MEDICINA coloquial Diarrea, descomposición.
Ejemplos ?
Da luego un acecido y grita a los muchachos: -¡Váyasen todos antes que mate uno! Era un rapto, un desate nervioso que nunca había sentido.
Estando allí, el corcel que había dejado entre las densas ramas a la sombra, para huir se revuelve, amedrentado de no sé qué que en el vergel lo asombra; y tanto bate el mirto al que es ligado que el pie no avanza más la verde alfombra: las hojas caen, cuando aquel mirto bate, mas no ocurre que el ave se desate.
¿Diré que rayo libre, ya fleche sierpes, ya culebras vibre, en cenizas desate el edificio que en los brazos del viento nos da indicio de que en sus hombros el zafir estriba?
Y en el desate impetuoso de sus pasiones de mancebo, Luis sufrió cierto hastío; a ser poeta, hubiese exclamado: «Quiero cielos de más luz, flores más bellas, perfumes inéditos, alegrías no sentidas antes.» -Vete a Babilonia -díjole en profana prosa el pintor Darío Dagués, que de Babilonia contaba y no acababa, pues había pasado en la gran capital una quincena.
―Larguesé al suelo, cuñao Y vaya haciéndose cargo, Que puede ser más que largo El cuento que le he ofertao. Desmanée el colorao, Desate su maniador, Y en ancas, haga el favor De acollararlos...
El vigor de los dos labriegos cedió ante el nervioso desate de la energúmena, que rodó por tierra, de donde la recogió el tropel arremolinado de los compadecidos fieles.
Salicio ¿Quién es contra su ser tan inhumano que al enimigo entrega su despojo y pone su poder en otra mano? ¿Cómo, y no tienes algún hora enojo de ver que amor tu misma lengua ataje o la desate por su solo antojo?
Nada hay que desate la lengua como la semioscuridad y la luz verdosa y velada; así es que Ramiro abrió su corazón, hizo su completa biografía, refirió sus cuitas y declaró que se encontraba a los treinta años de edad, saturado de desengaños y amarguras, semiarruinado y con un pinchazo en el cuerpo, que, si no acierta la espada a resbalar en una costilla, bien podría haberle atravesado el corazón.
65 ss Diálogo de Juno con Éolo, petición de que desate una tempestad que aniquile a los troyanos y promesa de un premio que recuerda al de Venus a Paris en el Juicio de Paris: la ninfa Deiopea (Δηιόπεια).
Debe ser el mensaje de la cosecha, y toda la tierra será iluminada con la gloria del Señor.-Carta 86, 1900. Cuando realmente se desate sobre nosotros la tormento de la persecución, ..
Pero el bello y caudaloso río que hemos apuntado en sus momentos de reposo, diríamos, durante el verano, se torna negro y espumoso, como si fuera una fiera que baja desde los páramos, trayendo sobre su lomo bloques de tierras arrancadas con la furia de su desate.
La persecución induce a la unidad entre el pueblo de Dios Cuando la tormenta de la persecución realmente se desate sobre, nosotros, las verdaderas ovejas oirán la voz del verdadero Pastor.