desamor


También se encuentra en: Sinónimos.

desamor

1. s. m. Falta de amor, sentimiento o afecto el desamor les llevó al divorcio. amor
2. Sentimiento de rechazo o aversión existía entre ellos un profundo desamor y enemistad. aborrecimiento, odio

desamor

 
m. Falta de amor o afecto a una persona o cosa; desafección.
Enemistad.

desamor

(desa'moɾ)
sustantivo masculino
1. amor falta de amor o afecto El desamor empezó a invadir su matrimonio.
2. simpatía sentimiento de rechazo, desagrado, aversión Existe un profundo desamor entre los miembros del equipo.
Sinónimos

desamor

sustantivo masculino
Traducciones
Ejemplos ?
No hará poco la razón si cercenare al dolor lo superfluo y superabundante; porque querer que de todo punto no se consienta alguno, ni se puede esperar ni desear. Guardemos, pues, tal temperamento que ni mostremos desamor ni locura, conservándonos en traje de ánimo amoroso y no enojado.
Que si en plácida armonía Sus arpas eolias suena Céfiro de la alegría, Canta el aquilón su pena Que es el son de la agonía. Es el soplo del invierno, Es el silbo del traidor, Voz del padecer eterno, La rabia del desamor Y el gemido del infierno.
IV Sobre luces mortecinas se proyectan sus efigies desnudadas en alcobas agotadas de plegarias sin fusión y en el páramo infinito de su ruta sin jornal se desangra en las arenas la figura desolada de su océano corazón. Recónditas palabras que se pierden en los vientos retorcidos de agonías por el entierro de su ignoto desamor.
De allí la ciencia, progresiva marcha De lo noto a lo ignoto, a la cual deben El cielo estrellas, y la tierra un mundo; De allí el perdido Edén y de allí el Arte, Cazador de hermosura, que delira En volver a encontrar el Paraíso De allí la Historia, la locuaz curiosa; De allí el Amor, pues siempre en lo que amamos, Algo, a nuestro pesar, desconocemos; Y de allí, el desamor para el ingenio Que, como un libro de escolar, permite Que el corazón le aprenda de memoria; Allí la Fe, visión de lo invisible; Allí, en fin, el instinto, la conciencia De un destino inmortal; de algo que abraza Juntos misterio y solución de todo; Unidad, perfección de perfecciones; Causa primera y fin de cuanto existe; Consciente posesión de lo absoluto Ardiente vida en éxtasi inefable.
Y desde que del sol la lumbre pura mis ojos alumbró hasta que en oscura eterna sombra se hundan y alto sueño, ¿no habré de ser feliz ni un sólo instante? ¿Perenne desamor es mi destino?
A la constitución de una nueva familia dulcificada por la buena fe, la ternura y la fidelidad, los católicos prefieren la conservación de un hogar envenenado por la hipocresía, el desamor y el adulterio.
Quedó el triste don Diego con esto tal, que fue milagro no perder el juicio; y en mitad de sus penas, por ver si podía hallar alivio en ellas, se determinó en hablar a doña Inés y saber de ella misma la causa de tal desamor y tan repentino.
Don Félix llegó a Nápoles, y no hallando cartas allí, como pensó, enojado de mi descuido y desamor, sin querer escribir, viendo que se partían cinco compañías a Flandes, y que en una dellas le habían vuelto a dar la bandera, se partió; y en Bruselas, para desapasionarse de mis cuidados, dio los suyos a damas y juegos, en que se divirtió de manera, que en seis años no se acordó de España ni de la triste Jacinta, que había dexado en ella; ¡pluguiera a Dios que estuviera hasta hoy, y me hubiera dexado en mi quietud, sin haberme sujetado a tantas desdichas!
agostada Yace mi juventud; mi faz, marchita; Y la profunda pena que me agita Ruga mi frente, de dolor nublada. Nunca tanto sentí como este día Mi soledad y mísero abandono y lamentable desamor...
Sucede así que sin ruido, sin nada que parezca modificar la situación de las personas, se colma un día la medida del sufrimiento, y las convicciones giran sobre su eje y el corazón se curte en jugos venenosos, el veneno mortal de la injusticia, del desamor, del menosprecio de la mujer al hombre honrado y que no sabe acuñar moneda con su conciencia...
Sobre la sierra, y van los postillones Cantando bienandanza o desamor, Súbita surge la lección esbelta Y firme de tus torres, y saludo Desde lejos tu altar.
Mordido por los celos, desdobló sus esfuerzos para reconquistar el terreno perdido, estrellándose contra el creciente desamor de la joven que cada día demostraba con señales visibles su simpatía y preferencia por el otro.