desalmar

(redireccionado de desalmados)
Búsquedas relacionadas con desalmados: arremeter

desalmar

1. v. tr. y prnl. Quitar la fuerza, la eficacia o la virtud a una cosa hemos desalmado sus proyectos; su talento se desalmó.
2. Quitar el sosiego o la tranquilidad a una persona mamá se desalma con tanto trabajar. desasosegar
3. v. prnl. Desear vehementemente una cosa todos nos desalmamos por un buen futuro. desalarse

desalmar

 
tr.-prnl. fig.Quitar la fuerza y virtud [a una cosa].
Desasosegar.

desalmar


Participio Pasado: desalmado
Gerundio: desalmando

Presente Indicativo
yo desalmo
tú desalmas
Ud./él/ella desalma
nosotros, -as desalmamos
vosotros, -as desalmáis
Uds./ellos/ellas desalman
Imperfecto
yo desalmaba
tú desalmabas
Ud./él/ella desalmaba
nosotros, -as desalmábamos
vosotros, -as desalmabais
Uds./ellos/ellas desalmaban
Futuro
yo desalmaré
tú desalmarás
Ud./él/ella desalmará
nosotros, -as desalmaremos
vosotros, -as desalmaréis
Uds./ellos/ellas desalmarán
Pretérito
yo desalmé
tú desalmaste
Ud./él/ella desalmó
nosotros, -as desalmamos
vosotros, -as desalmasteis
Uds./ellos/ellas desalmaron
Condicional
yo desalmaría
tú desalmarías
Ud./él/ella desalmaría
nosotros, -as desalmaríamos
vosotros, -as desalmaríais
Uds./ellos/ellas desalmarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo desalmara
tú desalmaras
Ud./él/ella desalmara
nosotros, -as desalmáramos
vosotros, -as desalmarais
Uds./ellos/ellas desalmaran
yo desalmase
tú desalmases
Ud./él/ella desalmase
nosotros, -as desalmásemos
vosotros, -as desalmaseis
Uds./ellos/ellas desalmasen
Presente de Subjuntivo
yo desalme
tú desalmes
Ud./él/ella desalme
nosotros, -as desalmemos
vosotros, -as desalméis
Uds./ellos/ellas desalmen
Futuro de Subjuntivo
yo desalmare
tú desalmares
Ud./él/ella desalmare
nosotros, -as desalmáremos
vosotros, -as desalmareis
Uds./ellos/ellas desalmaren
Imperativo
desalma (tú)
desalme (Ud./él/ella)
desalmad (vosotros, -as)
desalmen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había desalmado
tú habías desalmado
Ud./él/ella había desalmado
nosotros, -as habíamos desalmado
vosotros, -as habíais desalmado
Uds./ellos/ellas habían desalmado
Futuro Perfecto
yo habré desalmado
tú habrás desalmado
Ud./él/ella habrá desalmado
nosotros, -as habremos desalmado
vosotros, -as habréis desalmado
Uds./ellos/ellas habrán desalmado
Pretérito Perfecto
yo he desalmado
tú has desalmado
Ud./él/ella ha desalmado
nosotros, -as hemos desalmado
vosotros, -as habéis desalmado
Uds./ellos/ellas han desalmado
Condicional Anterior
yo habría desalmado
tú habrías desalmado
Ud./él/ella habría desalmado
nosotros, -as habríamos desalmado
vosotros, -as habríais desalmado
Uds./ellos/ellas habrían desalmado
Pretérito Anterior
yo hube desalmado
tú hubiste desalmado
Ud./él/ella hubo desalmado
nosotros, -as hubimos desalmado
vosotros, -as hubísteis desalmado
Uds./ellos/ellas hubieron desalmado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya desalmado
tú hayas desalmado
Ud./él/ella haya desalmado
nosotros, -as hayamos desalmado
vosotros, -as hayáis desalmado
Uds./ellos/ellas hayan desalmado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera desalmado
tú hubieras desalmado
Ud./él/ella hubiera desalmado
nosotros, -as hubiéramos desalmado
vosotros, -as hubierais desalmado
Uds./ellos/ellas hubieran desalmado
Presente Continuo
yo estoy desalmando
tú estás desalmando
Ud./él/ella está desalmando
nosotros, -as estamos desalmando
vosotros, -as estáis desalmando
Uds./ellos/ellas están desalmando
Pretérito Continuo
yo estuve desalmando
tú estuviste desalmando
Ud./él/ella estuvo desalmando
nosotros, -as estuvimos desalmando
vosotros, -as estuvisteis desalmando
Uds./ellos/ellas estuvieron desalmando
Imperfecto Continuo
yo estaba desalmando
tú estabas desalmando
Ud./él/ella estaba desalmando
nosotros, -as estábamos desalmando
vosotros, -as estabais desalmando
Uds./ellos/ellas estaban desalmando
Futuro Continuo
yo estaré desalmando
tú estarás desalmando
Ud./él/ella estará desalmando
nosotros, -as estaremos desalmando
vosotros, -as estaréis desalmando
Uds./ellos/ellas estarán desalmando
Condicional Continuo
yo estaría desalmando
tú estarías desalmando
Ud./él/ella estaría desalmando
nosotros, -as estaríamos desalmando
vosotros, -as estaríais desalmando
Uds./ellos/ellas estarían desalmando
Ejemplos ?
Y seguido de doscientos ochenta bandoleros, que él llamaba sus maratones (1), cometió inauditos crímenes en la isla de Mar- garita, en Valencia y otros pueblos de Venezuela, que entregó al incendio y al saqueo de los desalmados que lo acompañaban.
Ustedes se lo podrán figurar, mejor que yo pintarlo, sólo con decirles que tornaba reclamando sus vendidos derechos; que si malo se fue, peor volvió, y si pobre y sin crédito se encontraba antes de partir a la guerra, ya no podía contar con más recursos que su despreocupación, su lanza y una media docena de aventureros tan desalmados y perdidos como su jefe.
No tenemos alma, aunque se dice que somos desalmados, para incomodar a nadie metiéndole en su casa una carbonera, como hacen los ingleses, por ejemplo, en Gibraltar.
-Así lo dicen y lo hacen los desalmados -replicó el teniente-, pero el juez que da buena residencia no tendrá que pagar condenación alguna, y el haber usado bien su oficio será el valedor para que le den otro.
Son grandes estadistas de la vida, cobardes en extremo; tienen rufianes que riñan sus pendencias y los saquen de afrentas; rinden vasallaje de miedo a los desalmados y zaínos; sus fiscales tratan con matusalenes, a quien estafan; son amigos de olor, comen anís; juran «a fe de hidalgo», «a fe de quien soy» y «como quien soy».
-¡Raza de embusteros, gritó el sastre tan malos y tan, desalmados unos como otros; pero no me engañaréis ya más!, y fuera de sí de cólera, molió a su hijo a palos con la vara de medir, de manera que el joven escapó a su vez de la casa paterna.
Y a fin de poder defenderse de las invasiones de bandidos, de barones poderosos y desalmados o de infieles muslimes, habían fortificado la abadía como casi inexpugnable castillo roquero, y mantenían a su servicio centenares de hombres de armas de los más vigorosos, probados y hábiles para la guerra.
Quise echar la mano al cinto, pero uno de aquellos vigorosos desalmados precipitó su caballo sobre mí; su mano derecha esgrimía un garrote; sentí el cálido aliento del potro en mi cuello, y si no me hubiera encogido a tiempo, creo que ese demonio me hubiera roto la cabeza de un estacazo.
Y husmeando estaba, cuando el chapulín ordenó a sus tropas de avispas que salieran a demostrarle a los cuadrúpedos desalmados lo que unos cuantos insectos podrían hacer con ellos.
Y sin podérselo explicar se decía que el más educado de esos bribones era de una grosería solapada y profunda, todos envidiosos hasta el tuétano y más desalmados e implacables que cartagineses.
Lo que es a la muchacha nadie se atrevía a decir los que suelen llamarse con razón atrevidos pensamientos. Su candor y su inocencia angelical tenían a raya a los más insolentes y desalmados.
Era el alférez mozo de treinta años y que a pesar de lo imberbe de su rostro había sabido imponer respeto a los desalmados aventureros qua por entonces pululaban en el Perú.