Ejemplos ?
La causa de su partida de Italia, habrían sido los amores desairados con una duquesa romana, quien si bien correspondía a su amor no pudo separarse de su esposo, obligándolo a exiliarse voluntariamente, aunque regresó en varias oportunidades a Italia para verla, por lo menos, a la distancia.
Si alguna vez Roma había sentido complejo de inferioridad frente a Cartago, ciertamente éste había desaparecido: primero «desairados» y después suplicados por los cartagineses, es posible que los romanos comprendieran que, tras derrotar a Pirro (quien a su vez había derrotado a los cartagineses) bastaba alargar sus brazos un poco más para hacerse con la fértil Sicilia.
Los desairados en el reparto de las dos gangas anónimas, habiendo tornado ya el gusto al papel, formaron capítulo aparte y echaron a la plaza nuevas resmas de otra sociedad que se creaba para esto y para lo de más allá.
Si á nadie se ha permitido Tampoco permiso pido, Que primo del rey soy yo. Con cuyas fieras palabras Desairados los presentes, Los jueces se desconciertan Y el escudero obedece.