desacuerdo

(redireccionado de desacuerdos)
También se encuentra en: Sinónimos.

desacuerdo

1. s. m. Diferencia de opinión o de actitud respecto de una cosa, disconformidad estaban en total desacuerdo y no fueron capaces de dar solución al conflicto. disconformidad, discrepancia concordia
2. Falta de armonía. contraste, discordancia concordancia

desacuerdo

 
m. Discordia o disconformidad en los dictámenes o acciones.

desacuerdo

(desa'kweɾðo)
sustantivo masculino
falta de convenio entre personas, ideas u opiniones el desacuerdo terminó en una pelea.
Sinónimos

desacuerdo

sustantivo masculino
disconformidad*, desavenencia, discrepancia, disentimiento, disidencia, discordia, de la la discordia, malquistamiento, desunión, escisión, cisma, ruptura. acuerdo, concordancia, pacto.
Desacuerdo, disconformidad, desavenencia, disidencia, discrepancia y disentimiento indican la falta de acuerdo entre dos o más partes. Discordia, manzana de la discordia y malquistamiento apuntan la existencia de actuaciones violentas o de sentimientos rencorosos. Desunión, escisión, cisma y ruptura ponen el acento en las consecuencias que pueden derivarse de una situación de desacuerdo: la separación o ruptura entre las partes.
Traducciones

desacuerdo

nesouhlas

desacuerdo

uenighed

desacuerdo

Unstimmigkeit

desacuerdo

erimielisyys

desacuerdo

neslaganje

desacuerdo

意見の相違

desacuerdo

불일치

desacuerdo

onenigheid

desacuerdo

uenighet

desacuerdo

niezgodność

desacuerdo

desacordo

desacuerdo

oenighet

desacuerdo

ความขัดแย้งกัน

desacuerdo

anlaşmazlık

desacuerdo

sự bất đồng

desacuerdo

意见不一

desacuerdo

несъгласие

desacuerdo

SM
1. (= discrepancia) → disagreement, discord
en desacuerdoout of keeping (con with) → at variance (con with) la corbata estaba en desacuerdo con la camisathe tie didn't go with the shirt
desacuerdo amistosoagreement to differ
2. (= error) → error, blunder
3. (= falta de memoria) → forgetfulness

desacuerdo

m. disagreement.
Ejemplos ?
Los desacuerdos entre la Comisión Peruana y la Brasilera, que no queden resueltos amigablemente por los dos Gobiernos, serán sometidos a la decisión arbitral de tres miembros de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia ó de la Royal Geographical Society de Londres, escogidos por el Presidente de una ú otra de ésas corporaciones.
Pero si, después de todas las dificultades, podemos partir con un llamamiento a la acción apoyado por todos, enviaremos una señal de esperanza a las bravas personas que luchan contra el racismo en todo el mundo. Elevémonos por encima de nuestros desacuerdos.
Queda establecido que tales dudas o desacuerdos no suspenderán la prosecución del trazo y amojonamiento, sino en la parte respecto de la cual hayan ocurrido.
Los desacuerdos con el contenido de la parte general, si los hubiere, no serán obstáculo para que el gobierno ejecute las políticas propuestas en lo que sea de su competencia.
Los desacuerdos que surjan entre las partes en la controversia acerca de la interpretación o el modo de ejecución del laudo podrán ser sometidas por cualquiera de las partes a la decisión del tribunal arbitral que haya dictado el laudo.
Si surgieren disputas entre ellos y no se alcanzase un acuerdo entre ellos mediante negociación bilateral, buscarán para cada caso particular y por mutuo acuerdo métodos pacíficos alternativos, sin renunciar a la posibilidad de utilizar si fuese necesario aquellos procedimientos establecidos por otros acuerdos entre las partes. En ninguna circusntancia, sin embargo, recurrirán al uso de la fuerza para lograr la resolución de tales desacuerdos.
Si tenemos desacuerdos sobre políticas gubernamentales, hagamos los de una manera decente y civilizada, dentro de la ley, y con respeto a nuestras diferencias.
Sin embargo, la aplicación de la norma Constitucional ha determinado que otras empresas cupieras no fueran objeto de desacuerdos por concepto de utilidades excesivas, ya que sus beneficios no excedieron el límite razonable del 12% anual.
Sobre el espíritu y contenido de estas dos últimas leyes, se pudo constatar pronunciados desacuerdos de parte de diversas organizaciones políticas, sociales y sindicales.
Hasta la fecha, ninguna de las organizaciones no gubernamentales de Petén que trabajan en salud ha aceptado participar en el programa, debido a desacuerdos con su definición.
En 1891 cooperó a la revolución del Congreso contra el Presidente constitucional don José Manuel Balmaceda. Desacuerdos fundamentales con la dirección política del partido radical, lo alejaron de esa colectividad, permaneciendo fiel a sus doctrinas.
Una de las paradojas de esa negociación fue que las reformas propuestas en los acuerdos de paz nunca fueron cuestionadas y que los desacuerdos surgieron en torno a otras propuestas formuladas por partidos políticos, organizaciones indígenas y otros actores sociales, todos convencidos de la necesidad de aprovechar la oportunidad de la reforma constitucional para realizar otros cambios importantes en el país.