derrochador


También se encuentra en: Sinónimos.

derrochador, a

adj./ s. Que derrocha o despilfarra era derrochador y manirroto y no tenía conciencia alguna del valor del dinero. despilfarrador, malgastador

derrochador -ra

 
adj.-s. Que derrocha o malbarata el caudal.

derrochador, -ra

(derot∫a'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
persona tacaño que gasta excesivamente Un derrochador no ahorra para el futuro.
Sinónimos

derrochador

, derrochadora
adjetivo y sustantivo
despilfarrador, malgastador, manirroto, dilapidador, pródigo*.
Derrochador, despilfarrador, malgastador, manirroto y dilapidador presentan un uso despectivo en la lengua para referirse a aquella persona que administra mal su dinero, ya que gasta en exceso; pródigo, sin embargo, hace referencia a la persona generosa y desprendida.
Traducciones

derrochador

wastrel, extravagant

derrochador

مُسْرِف

derrochador

rozhazovačný

derrochador

ekstravagant

derrochador

verschwenderisch

derrochador

σπάταλος

derrochador

ylellinen

derrochador

ekstravagantan

derrochador

浪費する

derrochador

낭비하는

derrochador

extravagant

derrochador

råflott

derrochador

ekstrawagancki

derrochador

extravagante

derrochador

extravagant

derrochador

ฟุ่มเฟือย

derrochador

savruk

derrochador

hoang phí

derrochador

奢侈的

derrochador

ADJ & SM/Fspendthrift
Ejemplos ?
¿no me engendró esta unión conyugal de dos a mí, animal de enigmas, a mí, monstruo de luz, a mí, derrochador de toda sabiduría, Zaratustra?
41 Ameana, esa joven refollada, enteros diez mil a mí me ha rogado, esa joven de indecentilla nariz, del derrochador formiano la amiga.
Cuando el trabajo asalariado produce la riqueza extraña que le domina, la potencia enemiga suya, el capital, refluyen a él, emanados de éste, medios de trabajo, es decir, medios de vida, a condición de que se convierta de nuevo en parte integrante del capital, en palanca que le haga crecer de nuevo con ritmo acelerado Decir que los intereses del capital y los intereses de los obreros son los mismos, equivale simplemente a decir que el capital y el trabajo asalariado son dos aspectos de una misma relación. El uno se halla condicionado por el otro, como el usurero por el derrochador, y viceversa .
Desde luego si una persona demuestra ser un derrochador imprudente recibirá su asignación mensualmente o semanalmente, en vez de anualmente, o si es necesario, no se le permitirá manejarla en absoluto." "¿Y si no gasta su asignación?, supongo que se acumula." "Eso también está permitido hasta cierto punto cuando se prevé un desembolso especial.
La marquesa llamó entonces a Carmen, y la dijo: -Entre un vanidoso derrochador, que hará cera y pábilo de tu hacienda, y un avaro, que si no la aumenta, sabrá conservarla para mis nietos, estoy por el segundo.
De mudar habéis la manera y modo vosotros, si algo conseguir más allá podéis: “Púdica y proba: devuelve los codicillos.” 43 Salve, ni de mínima nariz muchacha, ni de bonito pie, ni de negros ojillos, ni de largos dedos, ni de boca seca, ni, claro es, de demasiado elegante lengua, del derrochador formiano la amiga, ¿que tú, la provincia narra, eres bonita?
Pasaba don Manuel Joaquín por derrochador de agudezas de ingenio y cuentan que en 1815 casi anduvo á estocadas con el conde de Casa Dávalos, porque habiéndole llegado de Es- paña á un hermano suyo, que era todo un bobo de Coria, la cruz de Carlos III, le dijo á aquél el señor Cobos en plena tertulia de cabildantes: —Felicite usted de mi parte á su hermanito por la seme- janza que con Nuestro Señor Jesucristo le ha dado el rey nuestro señor.
"No podría haberse ideado un modo más derrochador de utilizar la energía...
Lo mismo que antes, se mostró gran conquistador, derrochador y jugador, pronto a desafiar, bochinchero y turbulento, pero, al mismo tiempo, su pequeña ciencia le daba cierto aplomo que pronto se volvió prestigio, y de tal modo creció el círculo de sus admiradores, que se hizo, para ellos, todo un caudillo.
El virrey conde de Castellar entregó bien provistas las reales cajas, y el virrey arzobispo se cuidó de no incurrir en la nota de derrochador.
Esteban Gutkeled es recordado en un documento real de 1248 de Bela IV como «el hombre digno de nuestros corazones —quien— no es un destructor, sino constructor, no es un derrochador, sino recolector, tampoco un devastador, sino un gran protector por su gran lealtad, sabiduría».
Los biógrafos lo han descrito como un derrochador que dilapidó rápidamente las tierras de su esposa en Kent y Hampshire y tuvo que huir al extranjero para escapar de sus acreedores, dejando que sus hijos fueran criados por miembros de su familia.