derriba

derriba

s. f. Amér. Central Acción y resultado de desmontar.

derriba

(de'riβa)
sustantivo femenino
tala de una zona con vegetación La derriba constante produce la extinción de algunas especies.
Ejemplos ?
Cuando Calamidor el golpe admira, aguija, por huir de aquel cristiano; mas Zerbino un fendiente atrás le tira gritando: --¡Vuelve atrás, traidor villano!-- No le acertó donde apuntó la mira, mas no erró tanto que lo hiciese vano: no le da a él, mas al corcel no yerra, le da en la grupa y lo derriba en tierra.
Aprended la muerte, mientras veis que entre los mismos altares y las solemnes ceremonias se deja la vida.» Los fuertes cuerpos de los toros caen de una pequeña herida, y los animales de grandes fuerzas los derriba el golpe de una humana mano, y con delgado hierro se rompe la nuca de la cerviz; y cuando el nervio que traba el cuello con la cabeza, se corta, cae aquel gran peso.
Sopla, vendaval, sopla sobre mi cantil abrupto, sobre los valles, en los abismos, gira en torno de las montañas; derriba esos cuarteles y esos santuarios; destruye esos presidios; sacude esa resignación; disuelve esas nubes de incienso; quiebra las ramas de esos árboles en que han hecho sus liras los opresores; despierta a esa ignorancia; arranca esos dorados que representan mil infortunios.
JUEZ: Se abrió el campo caballero A la lid, no á la venganza. DON FAVILA: Cuanto derriba mi lanza Pertenece á mi escudero. Si en leyes entendeis vos Yo entiendo en lances de riñas, Con que dejad socaliñas Que me cansais ¡voto á Dios!
Y así a la par el duque de Glocestra a Matalista de la silla abate, herida a Folicón la ijada diestra, Fieramonte derriba en el combate.
Pues él, que ve su venganza Cumplida, y abajo siente Caballos, tal les acosa, Que al uno le desguarnece, Derriba al de la derecha, Y sobre el tercero llueve Tal tropel de cintarazos, Y con voz tan insolente Les insulta y les confunde, Que aturdidos los pobretes Huyeron al fin mohínos Y zurrados malamente.
Uno de entre la gente le respondió: Maestro, te he traído a mi hijo que tiene un espíritu mudo 9.18. y, dondequiera que se apodera de él, le derriba, le hace echar espurnarajos, rechinar de dientes y le deja rígido.
Deseo, o morid en mí, o matad conmigo a vos, porque o vos o ambos a dos hemos de morir aquí. Llegad, corazón fiel; venza al amor la lealtad; el paso al cielo allanad a quien os derriba dél.
Si mi vecino derriba al suyo de una puñalada, es un asesino, y los hombres le abominan y la ley le condena; si se alza con el depósito que se le confía, es un ladrón; si falta a sus juramentos, es un perjura, y en ambos casos también merece el desprecio de los hombres y los rigores del Código Penal.
El Tuerto, oída esta última palabra, tumba de un sopapo a sus pies a la delincuente, corre a la cama, revuelve las hojas de su jergón, saca de entre ellas una botellita blanca que contiene un pequeño resto del delatado contrabando, vuelve con ella hacia su mujer, y arrojándosela a la cabeza en el momento en que se incorporaba, la derriba de nuevo y salpica a los chiquillos con el líquido pecaminoso.
Montiel brinca y ruge como estimulado por el vapor de la sangre que tiñó las piedras; se lanza veloz sobre su segundo adversario, lo hiere y lo derriba.
Y arrebata el mazo al que al lado brama: «¡Por mi amigo habed piedad! » les reclama, con tres golpes tremendos lo derriba y los demás huyen con prisa viva.