derredor


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con derredor: alrededor, rededor

derredor

1. s. m. Espacio que rodea a una persona o a una cosa el derredor de la mesa estaba protegido por biombos de madera. contorno, rededor
2. al, o en, derredor de loc. adv. Alrededor, entorno a se concentraron al derredor del homenajeado. en rededor

derredor

 
m. Contorno de una cosa.

derredor

(dere'ðoɾ)
sustantivo masculino
espacio que rodea a una persona o a una cosa El derredor de la casa estaba protegido por rejas.
alrededor, en torno de Escuchaban a su abuela sentados en derredor.
Sinónimos

derredor

sustantivo masculino
Traducciones

derredor

dintorno

derredor

SM al o en derredor (de)around, about
en su derredorround about him
Ejemplos ?
Lo horrible es que nada en derredor nos envíe alusiones a un fermentar secreto y romántico que acaso hierve bajo la corteza visible del mundo.
Gran sombra en derredor el cielo envuelve que de las flechas de los dos procede; polvo, sudor y aliento se resuelve en niebla oscura que en los aires hiede.
Que se hicieron las auras deliciosas Que henchidas de perfume se perdian Entre los lirios y las frescas rosas Que el huerto ameno en derredor ceñian?
Así siguieron girando con tremendo estrépito a mi derredor durante un período interminable para mí; ya creía enloquecer, cuando la luna se ocultó entre las nubes y los árboles, como apurados, regresaron a su lugar.
Y yo, que me siento mordido por algo más doloroso y en el sitio más sensible, llámesele corazón, alma o como se quiera, yo que he sido mordido y estoy herido por los discursos de la filosofía, cuyos dardos son más acerados que el dardo de una víbora, cuando alcanzan a un alma joven y bien nacida y la hacen decir o hacer mil cosas extravagantes; viendo en derredor mío a Phaidros, Agatón, Eryximacos, Pausanias y Aristodemos, sin contar a Sócrates y a los otros, afectados como yo de la locura y la rabia de la filosofía, no cavilo en proseguir delante de vosotros el relato de aquella noche, porque sabréis excusar mis actos y a todo hombre profano y al sin cultura cerradle con triple candado los oídos.
No tardó en dormirse, y soñó que el caballo del Emperador había sido derribado, y que al Señor Escarabajo Pelotero le habían dado sus herraduras de oro y la promesa de otras dos. ¡Qué agradable y delicioso es un sueño así! Al despertarse salió afuera y miró en derredor. El invernadero era magnífico.
Reinaba en la ciudad un silencio profundo, interrumpido a intervalos, ya por las lejanas voces de los guardias nocturnos que en aquella época velaban en derredor del Alcázar, ya por los gemidos del viento, que hacía girar las veletas de las torres o zumbaba entre las torcidas revueltas de las calles, cuando el dueño de un barquichuelo que se mecía amarrado a un poste cerca de los molinos, que parecen como incrustados al pie de las rocas que baña el Tajo, y sobre las que se asienta la ciudad, vio aproximarse a la orilla, bajando trabajosamente por uno de los estrechos senderos que desde lo alto de los muros conducen al río, a una persona a quien, al parecer, aguardaba con impaciencia.
Bojes y tejos estaban cortados en figura de estrellas y pirámides, y el agua brotaba de grutas de concha; en derredor había estatuas de mármoles rasos, de bellos rostros y nobles ropajes.
En derredor suyo, en sus cavernas, hay una porción de lugares, algunos más profundos y más abiertos que el país que habitamos; otros más profundos, pero menos abiertos, y por último, otros con menos profundidad y menos extensión.
eunidos en una agrupación de enérgica solidaridad que lleva este nombre, pensamos unos cuantos españoles emprender una serie de trabajos destinados a investigar la realidad de la vida patria, a proponer soluciones eficaces y minuciosamente tratadas para los problemas añejos de nuestra historia, a defender, por medio de una crítica atenta y sin compromisos, cuanto va surgiendo en nuestro país con caracteres de aspirante vitalidad contra las asechanzas que mueven en derredor todas las cosas muertas o moribundas.
(165) Volvió á los suyos y díjoles: »¿No hay quien me dé una respuesta? Y el eco repitió, --- esta Y él mirando en derredor ¿Quién, gritó, en mi casa propia Me mofa con arrogancia?
Andarás en derredor »De tu sepulcro girando »Sin descanso ni mansion.» Yo soy el Judío errante, Esta es mi historia, señor: Estas píldoras me alargan La vida, y con ellas Dios Rejuvenecer me ordena, Y rejuvenezco y voy.