denodado

(redireccionado de denodados)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con denodados: denuedo, lenitivo, obstinacion

denodado, a

1. adj. Que se esfuerza y es enérgico en un denodado esfuerzo por superarse, consiguió el puesto. esforzado
2. Que es valeroso y arrojado la vanguardia se constituía por filas de denodados combatientes. atrevido, intrépido

denodado, -da

 
adj. Intrépido, esforzado.

denodado, -da

(deno'ðaðo, -ða)
abreviación
que tiene energía, valor y decisión Hizo denodados esfuerzos por defenderte.
Sinónimos
Traducciones

denodado

ADJbold, brave
Ejemplos ?
Los grandes beneficios que tantos y tan denodados esfuerzos han logrado para el bien común, son tan conocidos que sería inútil querer hablar ahora de ellos.
De Alarcón los hombres de armas vestidos de tosco hierro, los del virrey denodados y los de Borbón soberbio, y entre el tropel de jinetes, mezclados arcabuceros españoles, cuyas balas tienen prodigioso acierto, del rey de Francia infelice invalidan los esfuerzos, y hacen sordos a sus voces a los franceses guerreros.
De todas maneras, yo no puedo menos de felicitar una y mil veces a los gigantes políticos, a esos denodados patriotas que, en nombre del pudor y de la dignidad nacional, arrojan del Trono a una señora que «lo deshonraba con sus liviandades» y se apresuran a sustituirla con...
Donde ganó tan claro nombre Bueras, que con sus caballeros denodados rompió del enemigo las hileras; y donde el regimiento de Coquimbo tantos héroes contó como soldados.
Sólo con una gran conjunción de esfuerzos podrán ponerse las bases firmemente asentadas de una paz verdadera que, aun así, exigirá esfuerzos denodados y permanentes para conservarla en su cabal sentido.
Si en fer la nemiga fueron bien denodados, En fer la penitençia fueron bien aspirados, Non lis dolien los miembros, andaban bien lazrados, Prendiendo malas noches, e días denegrados.
Tu ruego, madre, socorra a los que, lejos del grato humano consorcio y trato, en negra húmeda mazmorra, del hondo Averno retrato, viven años prisioneros; a los nocturnos viajeros que no dan con su camino, y del ladrón o asesino temen los asaltos fieros; a los huéspedes del mar que, a punto de naufragar, al cielo trémulas manos y agudos clamores vanos alzan todos a la par; al que desde playa ajena mira llorando la nave que zarpa a la patria arena, a donde destierro grave a no volver le condena; a los pacientes soldados que, alegres y denodados...
El cuartel maestre general me nombró por uno de sus ayudantes de campo, haciéndome un honor a que no era acreedor: en tal clase serví todos aquellos días: el de la defensa me hallé cortado y poco o nada pude hacer hasta que me vi libre de los enemigos; pues a decir verdad el modo y método con que se hizo, tampoco daba lugar a los jefes a tomar disposiciones, y éstas quedaban al arbitrio de algunos denodados oficiales, de los mismos soldados voluntarios, que era gente paisana que nunca había vestido uniforme, y que decía, con mucha gracia, que para defender el suelo patrio no habían necesitado de aprender a hacer posturas, ni figuras en las plazas públicas para diversión de las mujeres ociosas.
¿Tan abundantes han sido la satisfacciones desde septiembre acá, que sea necesario, para no engolosinarnos, encarecer esa que se nos tiene reservada? Vamos, ilustres y denodados patricios; menos modestia; basta de abnegación, no más desvelos, y venga...
Así es que mis ardientes guiños, mis denodados gemelos dijeron claramente aquella noche a Celinita (que por cierto estrenaba una original casaquilla azul y una corona de miosotis muy graciosa) que en mí había la madera de un «Hernani»...
Esas discusiones fueron la antítesis misma de los objetivos de la Conferencia y decepcionaron profundamente a muchos participantes gubernamentales y no gubernamentales que tantas esperanzas habían puesto en esta Conferencia. Australia desea reconocer, señora Presidenta, sus denodados esfuerzos por llegar a resultados positivos.
En tanto a la lisonja seductora del asiduo amador fácil oído da la consorte; crece en la materna escuela de la disipación y el galanteo la tierna virgen, y al delito espuela es antes el ejemplo que el deseo. ¿Y será que se formen de ese modo los ánimos heroicos denodados que fundan y sustentan los estados?