demonio

(redireccionado de demonios)
También se encuentra en: Sinónimos.

demonio

(Del bajo lat. daemonium < gr. daimonion, genio, divinidad inferior, diminutivo de daimon, divinidad.)
1. s. m. RELIGIÓN Diablo, ángel rebelde.
2. RELIGIÓN Espíritu o genio benigno o maligno que en ciertas religiones regía el destino de los hombres.
3. darse a los demonios o a todos los demonios coloquial Enfadarse mucho tiene facilidad para darse a los demonios por cualquier nimiedad.
4. estudiar con el demonio coloquial Mostrar gran agudeza para lo retorcido y negativo.
5. llevarse a alguien los demonios coloquial Irritarse, enfadarse, desesperarse estoy que me llevan los demonios.
6. oler, o saber, algo a demonios coloquial Oler o saber muy mal esta sopa sabe a demonios.
7. ser el demonio o el mismísimo demonio coloquial 1. Ser mala persona. 2. Ser muy inquieto y travieso: este niño es el mismísimo demonio, no para quieto ni un segundo.3. Ser sagaz y conseguir con habilidad lo que se propone: es el demonio, siempre acaba saliéndose con la suya.
8. tener el demonio en el cuerpo coloquial Ser excesivamente inquieto parece que tiene el demonio en el cuerpo, no es capaz ni de disfrutar del descanso.
9. ¡demonios! interj. Expresión usada para indicar disgusto o enfado ¡demonios!, yo no lo pienso aceptar de ninguna manera.
10. ¡qué demonio! o ¡qué demonios! interj. coloquial Expresión con la que se pone énfasis en lo que se dice ¡qué demonios!, tú también lo sabías.

demonio

 
m. Diablo.
rel. Entre los antiguos, especie de intermediario entre los dioses y los hombres; en la Biblia los demonios aparecen como ángeles malos en lucha contra Dios y el hombre.

demonio

(de'monjo)
sustantivo masculino
1. religión espíritu benigno o maligno que en ciertas religiones regía el destino de los hombres Sentía vivos a todos los demonios familiares.
2. religión nombre dado a Lucifer o Satanás Fueron acusados de invocar al demonio.
3. ángel encarnación del mal o de un defecto los demonios de la guerra y de la desolación
4. persona traviesa o díscola ¡Eres un demonio de niña!
5. persona astuta e ingeniosa Es un demonio con las adivinanzas.
expresión que demuestra contrariedad, enojo ¿Dónde demonios estamos?
muy mal, fatal Huele a demonios.
para rechazar de manera terminante algo o alguien Al demonio con tu prima.
con exceso, más de lo habitual Esto pica como el demonio.
irritarse mucho Se da a todos los demonios cuando no le hacen caso.
tremendo, impresionante Tiene un carácter del demonio.
Sinónimos

demonio

sustantivo masculino
diablo, Satán, Luzbel, Lucifer, Belcebú, Leviatán, Cachano (irón.), Pateta (irón.), Pero Botero (irón.).

llevarse a alguien el demonio locución encolerizarse, irritarse, enojarse, desesperarse (col.).
La locución presenta las siguientes variantes: llevarse a alguien el demonio, o los demonios, o todos los demonios; ponerse como un demonio, o hecho un demonio; revestírsele a alguien el demonio, o los demonios, o todos los demonios. Los sinónimos de la locución presentan un uso transitivo y un uso pronominal.
Traducciones

demonio

demon, devil

demonio

Teufel

demonio

démon, diable

demonio

duivel, demon

demonio

ďábel

demonio

djævel

demonio

paholainen

demonio

vrag

demonio

悪魔

demonio

악마

demonio

djevel

demonio

diabeł

demonio

diabo

demonio

djävul

demonio

ภูต

demonio

şeytan

demonio

ma quỷ

demonio

魔鬼, 恶魔

demonio

Демон

demonio

惡魔

demonio

שד

demonio

SM
1. (= diablo) → devil
ese demonio de niñothat demon o little devil of a child
ser el mismísimo demonioto be a right little devil
demonio familiarfamiliar spirit
2. ir como el demonioto go like the devil, go hell for leather
esto pesa como un demoniothis is hellishly heavy
¡vete al demonio!go to the devil o hell!
¡que se lo lleve el demonio!to hell with it!
un ruido de todos los o de mil demoniosa hell of a noise
esto sabe a demoniosthis tastes awful
tiene el demonio en el cuerpohe can't sit still for five minutes
3. (frases de sentido exclamativo) ¡qué demonios! (expresando ira) → hell!, damn it!; (expresando sorpresa) → well, I'll be blowed!, what the devil?
¡qué príncipe ni qué demonios!prince my foot!
¿quién demonios será?who the devil can that be?
¿dónde demonios lo habré dejado?where the devil can I have left it?
Ejemplos ?
Los demonios, saliendo del profundo, juntáronse en tropel a descolgalle, y en sus hombros cargando el tronco inmundo, al infierno otra vez se abrieron calle, arrojando al espectro vagabundo el cuerpo vil en el maldito valle.
Hagamos de nuestros héroes, de nuestros mártires, voluntad de lucha contra los imperios, voluntad de lucha contra los demonios interiores de la explotación y de la ignorancia, contra los de afuera y contra los de adentro.
Estábamos ya en Puygarrig y el cortejo iba a dirigirse hacia la alcaldía, cuando Alphonse dándose una palmada en la frente me dijo en voz baja: – ¡Vaya faena! ¡He olvidado el anillo! ¡Me lo dejé olvidado en el dedo de la Venus de los demonios! No se lo diga a mi madre por lo menos.
(Todos, con excepción de Marcos y Rosa, se miran azorados y hacen la señal de la cruz.) (Aparte.) Hay que atemorizar a la plebe pintándola infiernos y demonios, porque, de lo contrario, ¡pobres de los ricos y pobres de nosotros los representantes de Dios: tendríamos que trabajar para comer!
¡Oh, mi piel y mis bigotes! ¡Me hará ejecutar, tan seguro como que los grillos son grillos! ¿Dónde demonios puedo haberlos dejado caer? ¿Dónde?
-Un gran demonio, Sócrates, porque todo demonio ocupa el medio entre los dioses y los hombres. -Qué función tienen los demonios?, pregunté.
—grité, tambaleándome y retrocediendo hasta la pared—. ¡Ochenta mil demonios! ¡La miniatura decía veintisiete años y siete meses!
Me parece que puedo recordar que me sentía un poco distinta. Pero, si no soy la misma, la siguiente pregunta es ¿quién demonios soy?
- Bueno, qué eres, pues? - dijo la Paloma-. ¡Veamos qué demonios inventas ahora! - Soy... soy una niñita - dijo Alicia, llena de dudas, pues tenía muy presentes todos los cambios que había sufrido a lo largo del día.
-Pos la cosa es más clara que er sol; yo no sé por qué; porque sí, porque les da la repotente gana, a los mozos les ha dao por venir aquí desde que yo estoy con la Chata, y la Chata vive adorando en mí, y arcángeles son pa ella demonios que yo pinte.
A los pocos instantes el Conejo descubrió la presencia de Alicia, que andaba buscando los guantes y el abanico de un lado a otro, y le gritó muy enfadado: - ¡Cómo, Mary Ann, qué demonios estás haciendo aquí!
Pero cuando los bravos guerreros brabanzones se agitaron en la escena, viendo a lo lejos el misterioso cisne y su barquilla, y se fue armando en la imperial corte una batahola de dos mil demonios, el público, por acción refleja, se movió ruidosamente, arrellanándose en el asiento, tosiendo, suspirando, revolviéndose para hacer provisión de silencio.