demonio


También se encuentra en: Sinónimos.

demonio

(Del bajo lat. daemonium < gr. daimonion, genio, divinidad inferior, diminutivo de daimon, divinidad.)
1. s. m. RELIGIÓN Diablo, ángel rebelde.
2. RELIGIÓN Espíritu o genio benigno o maligno que en ciertas religiones regía el destino de los hombres.
3. darse a los demonios o a todos los demonios coloquial Enfadarse mucho tiene facilidad para darse a los demonios por cualquier nimiedad.
4. estudiar con el demonio coloquial Mostrar gran agudeza para lo retorcido y negativo.
5. llevarse a alguien los demonios coloquial Irritarse, enfadarse, desesperarse estoy que me llevan los demonios.
6. oler, o saber, algo a demonios coloquial Oler o saber muy mal esta sopa sabe a demonios.
7. ser el demonio o el mismísimo demonio coloquial 1. Ser mala persona. 2. Ser muy inquieto y travieso: este niño es el mismísimo demonio, no para quieto ni un segundo.3. Ser sagaz y conseguir con habilidad lo que se propone: es el demonio, siempre acaba saliéndose con la suya.
8. tener el demonio en el cuerpo coloquial Ser excesivamente inquieto parece que tiene el demonio en el cuerpo, no es capaz ni de disfrutar del descanso.
9. ¡demonios! interj. Expresión usada para indicar disgusto o enfado ¡demonios!, yo no lo pienso aceptar de ninguna manera.
10. ¡qué demonio! o ¡qué demonios! interj. coloquial Expresión con la que se pone énfasis en lo que se dice ¡qué demonios!, tú también lo sabías.

demonio

 
m. Diablo.
rel. Entre los antiguos, especie de intermediario entre los dioses y los hombres; en la Biblia los demonios aparecen como ángeles malos en lucha contra Dios y el hombre.

demonio

(de'monjo)
sustantivo masculino
1. religión espíritu benigno o maligno que en ciertas religiones regía el destino de los hombres Sentía vivos a todos los demonios familiares.
2. religión nombre dado a Lucifer o Satanás Fueron acusados de invocar al demonio.
3. ángel encarnación del mal o de un defecto los demonios de la guerra y de la desolación
4. persona traviesa o díscola ¡Eres un demonio de niña!
5. persona astuta e ingeniosa Es un demonio con las adivinanzas.
expresión que demuestra contrariedad, enojo ¿Dónde demonios estamos?
muy mal, fatal Huele a demonios.
para rechazar de manera terminante algo o alguien Al demonio con tu prima.
con exceso, más de lo habitual Esto pica como el demonio.
irritarse mucho Se da a todos los demonios cuando no le hacen caso.
tremendo, impresionante Tiene un carácter del demonio.
Sinónimos

demonio

sustantivo masculino
diablo, Satán, Luzbel, Lucifer, Belcebú, Leviatán, Cachano (irón.), Pateta (irón.), Pero Botero (irón.).

llevarse a alguien el demonio locución encolerizarse, irritarse, enojarse, desesperarse (col.).
La locución presenta las siguientes variantes: llevarse a alguien el demonio, o los demonios, o todos los demonios; ponerse como un demonio, o hecho un demonio; revestírsele a alguien el demonio, o los demonios, o todos los demonios. Los sinónimos de la locución presentan un uso transitivo y un uso pronominal.
Traducciones

demonio

demon, devil

demonio

Teufel

demonio

démon, diable

demonio

duivel, demon

demonio

ďábel

demonio

djævel

demonio

paholainen

demonio

vrag

demonio

悪魔

demonio

악마

demonio

djevel

demonio

diabeł

demonio

diabo

demonio

djävul

demonio

ภูต

demonio

şeytan

demonio

ma quỷ

demonio

魔鬼, 恶魔

demonio

Демон

demonio

惡魔

demonio

שד

demonio

SM
1. (= diablo) → devil
ese demonio de niñothat demon o little devil of a child
ser el mismísimo demonioto be a right little devil
demonio familiarfamiliar spirit
2. ir como el demonioto go like the devil, go hell for leather
esto pesa como un demoniothis is hellishly heavy
¡vete al demonio!go to the devil o hell!
¡que se lo lleve el demonio!to hell with it!
un ruido de todos los o de mil demoniosa hell of a noise
esto sabe a demoniosthis tastes awful
tiene el demonio en el cuerpohe can't sit still for five minutes
3. (frases de sentido exclamativo) ¡qué demonios! (expresando ira) → hell!, damn it!; (expresando sorpresa) → well, I'll be blowed!, what the devil?
¡qué príncipe ni qué demonios!prince my foot!
¿quién demonios será?who the devil can that be?
¿dónde demonios lo habré dejado?where the devil can I have left it?
Ejemplos ?
Ayer tarde vino mi procurador, y me dijo que el Gobierno había decretado en contra el expediente de mi viudedad. -¡Demonio! ¿Y por esa friolera se apura usted?
¡Guarda los de la puerta! ¡Allá va furioso como un demonio! Y en efecto, el animal acosado por los gritos y sobre todo por dos picanas agudas que le espoleaban la cola, sintiendo flojo el lazo, arremetió bufando a la puerta, lanzando a entre ambos lados una rojiza y fosfórica mirada.
Pero, en fin, no quiero yo que tú te vayas desazonao con la casa. Voy a liar los cortes enseguiíta, no sea cosa de que, por parte del demonio, vaya a venir el otro marchante.
Y el impávido cuervo osado aún sigue, sigue posado, en el pálido busto de Palas que hay encima del portal; y su mirada aguileña es la de un demonio que sueña, cuya sombra el candil en el suelo proyecta fantasmal; y mi alma, de esa sombra que allí flota fantasmal, no se alzará...¡nunca más!.
¿Piensa usté hallar su destino en un clásico latino o en Newton... o en el demonio? Pues ese no es el camino que conduce al matrimonio.
Salió el gringo, como pudo, después a la orilla, más con la apariencia de un demonio tostado por las llamas del infierno que un hombre blanco pelirrubio.
¡Doña Teresa!... ¿Se siente usted peor? ¡Ah, Dios mío! ¡Si me parece que se ha muerto! ¡Diablo y demonio! ¡Y yo sin poder moverme! ¡Rosa! ¡Rosa!
Como jefe de estado mayor, al lado de Pizarro, estaba un soldado extraordinariamente interesante: Francisco de Carbajal, a quien la tradición histórica llama “el demonio de los Andes”.
¡Afortunadamente, pronto me iré a mi cuartito de la calle de Tudescos, a la oficina de mi seráfico pariente y a mi casino de mi alma y cesará este martirio a que me ha condenado usted con su cara, su cuerpo y sus acciones de serafín, y con su frialdad, sus bromas y su sonrisa de demonio!
Pues, ¿a qué estoy yo en el mundo, si la hija de doña Teresa Carrillo, ¡de mi única amiga!, ha de coger una aguja, o una plancha, o un demonio, para ganarse un pedazo de pan?
Se hablaba ya, como de cosa resuelta, de una procesión en que debía ir toda la población descalza y a cráneo descubierto, acompañando al Altísimo, llevado bajo palio por el obispo, hasta la barranca de Balcarce, donde millares de voces conjurando al demonio unitario de la inundación, debían implorar la misericordia divina.
El animal prendido ya al lazo por las astas, bramaba echando espuma furibundo y no había demonio que lo hiciera salir del pegajoso barro donde estaba como clavado y era imposible pialarlo.