Ejemplos ?
-preguntó el pastor con trémula voz. -Sí, mientras acudíamos a otro demente que estaba en un acceso de furor, han huido sin duda.
Pues la vida ha sido donada bajo la condición de la muerte, y a ella de dirige. Temerla es propio de un demente, así como las cosas ciertas se esperan, las dudosas se temen.
Si se ha hecho para evitar un peligro para la vida o salud de la madre, y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; y, 2. Si el embarazo proviene de una violación o estupro cometido en una mujer idiota o demente.
Saben, varios años atrás estaba en la ciudad de Nueva York, autografiando el primer libro que había escrito. Y mientras estaba ahí sentado autografiando libros, vino una mujer demente negra.
-No, yo bien sé... Hay música en el convento -insistió la demente, queriendo echarse fuera de la celda, con ansia. -Paciencia, sor Cruz...
Es decir, ella siempre afirmó haberlo corrido; pero tal vez sufriese una de esas distracciones que prueban que no es una máquina el cerebro humano. La demente permaneció unos momentos indecisa.
Tan es así que su descubridor (si lo podemos llamar de esta manera) no se atrevió a comunicárselo a sus conocidos más íntimos por temor a ser considerado demente.
La humanidad no pudo ser la causante Ella es buena... ¡Sí! Por supuesto que es buena! Lo que pasa es que él está demente... La humanidad es justa... es noble; es caritativa...
Alma inocente, ¡Ay! Curar anhelabas las heridas que yo desgarro con furor demente. La furia del amor entró en mi seno, y el amargo dulzor de tus palabras, y el bálsamo feliz tornó veneno.
Porque cualquiera que niega que todo cuanto pueden dar a los hombres, o los ángeles, o los hombres, no está en la omnipotencia y sumo poder de un Dios todopoderoso, éste, sin duda, desatina o está demente.
Y cuánto estime y aprecie el conocer, y cuánto desee no ser engañada la naturaleza, puede deducirse de que más quiere uno quejarse y lamentarse disfrutando de juicio sano, que alegrarse estando demente.
Se burlan todos de mí como de un demente; y no es porque no se hayan visto realizadas las cosas que he predicho, sino porque tienen envidia a los que son como nosotros.