demasía

(redireccionado de demasías)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con demasías: demasiado

demasía

1. s. f. Parte que sobra de una cosa o que pasa de una regla o medida prefijada se han de corregir sus demasías en el beber. exceso, profusión, superabundancia escasez, moderación
2. Atrevimiento o falta de respeto su demasía durante la reunión fue criticada por todos. descaro, insolencia
3. en demasía loc. adv. En exceso últimamente come en demasía; nos colmaron de atenciones en demasía.

demasía

 
f. Exceso.
Atrevimiento.
Maldad.
En demasía loc. adv. Excesivamente.

demasía

(dema'sia)
sustantivo femenino
1. escasez exceso de algo Hay que corregir sus demasías con el comer.
2. falta de respeto hacia alguien Sus demasías provienen de su mala educación.
de manera excesiva Habla en demasía de sus cualidades.
Sinónimos

demasía

sustantivo femenino
2 atrevimiento, osadía, insolencia. cortesía, decoro.
El término demasía presenta un uso formal en la lengua; se aplica a aquel comportamiento que puede ofender o que resulta abusivo: ha obrado en demasía.
3 desmán, desafuero*, abuso.
En esta acepción, demasía hace referencia a las consecuencias que se derivan de un comportamiento indebido e interesado: no creo que haya realizado ninguna demasía. Desmán se construye con los verbos cometer y llevar a cabo.

Traducciones

demasía

profluvio

demasía

SF
1. (= exceso) → excess
con o en demasíatoo much, excessively
habló en demasíahe talked too much
el maquillaje, en demasía, es poco naturaltoo much make-up o an excess of make-up doesn't look very natural
2. (= insolencia) → insolence
Ejemplos ?
Santiago Vera, por Juan de Saldívar Mendoza, con peritaje de Pedro de la Cueva (...) “Alcalde Mayor del Fuerte de San Lorenzo de los Reyes y Corregidores del pueblo de Poncitlán” (...) de las demasías y obras en los terrenos que (...) “en términos de Santa fe y Sacatlán y Jonacatlan Teocaltitlan y Zapotlanejo ocho sitios de estancias que se nombran potrero y linda de ellos veinte y cuatro caballerías de tierra”, (...) concedida el siete de mayo de 1602, firmado Vera ante el escribano Pedro de la Plaza (Sr.
Arango— un conjunto de concesiones y demasías, En España, los yacimientos se consideran de dominio público, por lo que es necesario la obtención de un título habilitante para su explotación: la concesión minera.
Las demasías se corresponden con terrenos que no alcanzan la superficie mínima exigible para ser concesiones y que pueden ser registrados por los titulares de las concesiones adyacentes.
desde el punto de vista de la pared donde se produce el vertimiento: Vertedero de pared delgada Vertedero de pared gruesa Vertedero con perfil hidráulico desde el punto de vista de la sección por la cual se da el vertimiento: Rectangulares Trapezoidales Triangulares Circulares Lineales, en estos el caudal vertido es una función lineal del tirante de agua sobre la cresta desde el punto de vista de su funcionamiento, en relación al nivel aguas abajo: Vertedero libre, no influenciado por el nivel aguas abajo Vertedero ahogado desde el punto de vista de su función principal Descarga de demasías, permitiendo la salida del exceso de agua de las represas, ya sea en forma libre, controlada o mixta, en este caso, el vertedero es también conocido como aliviadero.
En Tijarafe cien fanegas de tierra de sembradura en las demasías de Juan Fernández Gomero y las demás de las normas de Juan Afonso y en la de Álvaro Pérez de las tierras que tienen en Puntagorda.
Los hijos de Fernando Canales de la Cerda en virtud del título de demasías de 1628, disputaron la posesión de las tierras de Curicó a Pedro Ugarte de la Hermosa.
El 16 de octubre de 1629, ante Antonio Torres de Segarra y en presencia de Pedro de Silva y Pedro Cruz Rojano, tomó solemne posesión de su título de demasías de la Isla de Curicó.
En el inventario de bienes de 1669, la viuda de Canales de la Cerda no conocía cuantas cuadras poseía porque: era un título de demasías que no se sabe la cantidad de cuadras.
Paralelamente también en ese año, se produjo la abjuración de Francisco de Aguirre, ante el Santo Oficio de la Inquisición, en el que confesó sus errores y herejías y se arrepintió de sus habladurías y demasías.
En su libro más célebre, según Barreiro "un saco de demasías" escrito para escandalizar, Delirium tremens (1890; 2.ª ed., 1910), escribió unos famosos versos a un asesino llamado Muñoz que estaba preso en la cárcel de Sevilla: "Soy el terrible Muñoz/ el asesino feroz/ que nunca se encuentra inerme/ y soy capaz de comerme/ cadáveres con arroz".
Pues, lo primero, guardo el decoro a las personas y solo reprehendo los vicios; murmuro los descuidos y demasías de algunos oficiales sin tocar en la pureza de los oficios; y al fin, si te agradare el discurso, tú te holgarás, y si no, poco importa, que a mí de ti ni dél se me da nada.
Su Biblia, en adelante, fueron las ordenanzas municipales, que tan sabias disposiciones contenían para impedir las demasías arquitectónicas de los vecinos.