delirante

(redireccionado de delirantes)
También se encuentra en: Sinónimos.

delirante

1. adj. Se aplica a la persona que delira lívida y delirante pasó cuatro días en cama.
2. MEDICINA Que va acompañado de una cierta perturbación mental el enfermo presenta fiebre delirante.
3. Se aplica a la situación o a la idea que no tiene lógica el estallido bélico sumió al país en un delirante caos. disparatado

delirante

(deli'ɾante)
abreviación
persona que está perturbada por enfermedad o por una fuerte pasión La encontró atada y delirante.
Sinónimos

delirante

adjetivo
enajenado, ido, frenético. cuerdo.
Estos adjetivos se aplican al estado de perturbación o desvarío de las personas: se encuentra delirante; sueño delirante.
Traducciones

delirante

delirious

delirante

delirante

delirante

ADJ
1. (Med) → delirious, raving
2. (= disparatado) [idea] → crazy; [chiste] → hilarious

delirante

a. delirious, raving.

delirante

adj delirious
Ejemplos ?
Otros delirantes personajes que tienen menos importancia en la trama principal son Jack la Piedra, Jeremías el Pez Explorador y las Moscas del Apocalipsis.
-Cierra pues esos libros en donde han consignado sus sueños y sus embustes mil cerebros delirantes y ven al valle de vida que nos espera.
Con razón me tendrían todos por loco, si mientras viejos y mujeres amontonasen carros para fortificar los muros, y la juventud armada puertas adentro esperase o pidiese la señal para salir, mientras que los disparos hostiles golpeasen las puertas y además el sol temblase, todo escavado de minas y pasadizos subterráneos, yo siguiera ocioso y plantease estos problemas: (ejemplo de clásico de silogismo sofistico, que también se encuentra en Eubelides de Megara y en Gellius) Y otras ocurrencias delirantes por el estilo.
Hubo que complacerle, y desfilaron ante nuestra sensibilidad los furiosos pasionales, los perseguidos, las histéricas sobreagudas, los inventores del movimiento continuo y de barcos submarinos perfectos, los megalómanos que se creen emperadores y archimillonarios, y las delirantes que se jactan de que las pretende el rey...
Estas palabras iban acompañadas de caricias delirantes que aturdieron mis sentidos y mi razón hasta el punto de no temer proferir para contentarla una espantosa blasfemia y decirle que la amaba tanto como a Dios.
Sólo en sus retorcidas mentes puede caber la barbaridad de truncar ilusiones, sueños, esperanzas, inquietudes, deseos, risas, vida..., y a cambio sembrar el dolor en miles de familias bajo el nombre de alguna patria o religión. De mirar para otro lado, de justificarlo con inverosímiles y delirantes cálculos políticos.
Había figuras arabescas, con miembros y atuendos grotescos. Había fantasías delirantes como sólo los locos imaginan. Había mucha belleza, mucha voluptuosidad, mucho de estrafalario, algo de terrible, y no poco de lo que podría haber ofendido.
Herir sin ser herida es de mis ninfas ley: ame en buen hora a su feliz esposo; que a mí me basta, oculto entre los rizos de su negro cabello, o en los hoyuelos de su dulce risa, ostentar mi poder flechando el seno de cien y cien amantes, que caigan delirantes a sus plantas rendidos, y de amor y desdén a un tiempo heridos.
Queremos ajustar nuestra conducta a la fría y brutal realidad objetiva, y violamos la antigua y armónica dignidad de nuestras personas. Por nuestra mente dislocada cruzan espectros delirantes, y no reflexionamos como hombres, sino que corremos como máquinas.
Un instante, no mas… Cuando, como alzada en un vuelo, la joven interpúsose, abiertos los brazos, delirantes los ojos, desgarrada en supremo grito la voz: –¡No le tiren!
¡Cuántas veces las orlas de tu manto asieron delirantes las naciones, y huiste, y encontraron con espanto de tu veo en su mano los girones, mientras nueva opresión con férreos clavos la cadena amarrábales de esclavos!
Nosotros, los que hemos tenido el inmenso privilegio de saber lo que es el cariño de un pueblo, nosotros, los que hemos tenido el inmenso honor de vernos aclamados por multitudes delirantes, que tienen fe en nosotros, es lógico comprender que prefiramos mil veces la muerte a venir un día por estas mismas calles y encontrarnos la indiferencia, el olvido o el odio de nuestros conciudadanos (APLAUSOS).