delicioso

(redireccionado de deliciosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

delicioso, a

adj. Que causa delicia y resulta muy agradable el pastel está delicioso.

delicioso, -sa

 
adj. Que causa delicia.

delicioso, -sa

(deli'θjoso, -sa)
abreviación
que causa delicia y resulta muy agradable Los dulces de esta pastelería son deliciosos.
Sinónimos

delicioso

, deliciosa
adjetivo
2 deleitable, deleitoso, placentero, encantador, adorable, ameno, apacible, agradable*.
Delicioso, agradable, adorable y encantador se aplican tanto a personas como a cosas: tus padres son adorables, tienen una conversación deliciosa, tu padre es muy agradable y tu madre tiene una sonrisa encantadora. Deleitable, deleitoso, placentero, ameno y apacible se aplican preferentemente a cosas: un viaje placentero.
Traducciones

delicioso

délicieux

delicioso

köstlich, delikat

delicioso

شَهِيّ

delicioso

lahodný

delicioso

lækker

delicioso

herkullinen

delicioso

slastan

delicioso

美味しい

delicioso

맛있는

delicioso

lekker

delicioso

lekker

delicioso

wyborny

delicioso

delicioso

delicioso

utsökt

delicioso

อร่อย

delicioso

lezzetli

delicioso

ngon

delicioso

好吃的, 美味

delicioso

美味

delicioso

טעים

delicioso

ADJ
1. [momento, sonido] → delightful
2. [comida, bebida] → delicious

delicioso-a

a. delicious.
Ejemplos ?
El terreno naturalmente quebrado y caprichoso hace que la vista se dilate y pierda en sus engalanadas colinas, subiendo y bajando la falda de los montes, y plácidamente posándose fatigada en sus deliciosos valles.
Después de lavar su piel suave en las aguas del Permeso, en la Fuente del Caballo o en el divino Olmeo, forman bellos y deliciosos coros en la cumbre del Helicón y se cimbrean vivamente sobre sus pies.
Ya había comido el conde, en familia, excelentes potajes de legumbres y deliciosos platos de leche que la condesa dirigía al cocinero, cuando, al salir a hacer un poco de ejercicio saludable, se le presentó el muchachillo.
Me precipité a su encuentro. Riendo cordialmente, nos desplomamos en el diván, tendiéndome él su petaca provista de deliciosos Londres.
Después de este cariñoso desahogo de su majestad retumbante, la reina madre fue por él espléndidamente obsequiada con un regio banquete, donde se sirvieron palominos en abundancia, condimentados con diferentes salsas, y de postres deliciosos y ligeros suspiros de canela.
La bazofia y los condumios del ama de gobierno le parecían los manjares más deliciosos; el duro taburete en que se sentaba, mucho más blando que un sillón ministerial; y el aspecto rústico que tenían todos los objetos que encontraba y de que se servía en casa de su amigo, eran el complemento de sus mejores ilusiones.
En más de un pasaje de sus obras llaman a los libros santos «riquísimo tesoro de las doctrinas celestiales»(17) y «eterno manantial de salvación»(18), y los comparan a fértiles praderas y a deliciosos jardines, en los que la grey del Señor encuentra una fuerza admirable y un maravilloso encanto(19).
Apenas se conoció bien el cultivo y la elaboración del añil, se vieron llegar los deliciosos valles de Aragua a un grado de riqueza y población de que apenas habrá ejemplo entre los pueblos más activos e industriosos.
Nada era olvidado: cuadros seductores, promesas halagüeñas, ejemplos deliciosos, todo era utilizado, todo era hábilmente empleado, todo artísticamente adecuado a la edad, al tipo de espíritu de la niña, y nunca fallaba un golpe.
Cada una de sus hojas era tierna y de un verde jugoso, y cada flor, una hermosa cabeza de doncella, de ojos ya oscuros y llameantes, ya azules y maravillosamente límpidos. Los frutos eran otras tantas rutilantes estrellas, y un canto y una música deliciosos resonaban en la destartalada habitación.
Y es mejor dormir en ella del vino la exaltación, en deliciosos ensueños de pasajero vapor, que comer maíz en tortas y el alcuzcuz y el arroz, y emborracharse con opio, trepando luego a un balcón, para excitar en la mente delirio fascinador, que al cabo ataca los nervios y oscurece la razón, y torna a los hombres locos o necios, que es lo peor.
Otras en cambio, a lo largo de la tierra sin límites cubierta de flores arrasan los deliciosos campos de los hombres nacidos en el suelo, llenándolos de polvo y de atroz confusión.