delgadez


Búsquedas relacionadas con delgadez: desnutricion, anorexia, obesidad

delgadez

s. f. Estado físico de quien está delgado tenía una delgadez enfermiza.
NOTA: En plural: delgadeces

delgadez

 
f. Calidad de delgado.

delgadez

(delγa'ðeθ)
sustantivo femenino
cualidad de delgado La delgadez es un signo de belleza en la actualidad.
Traducciones

delgadez

ركاكة

delgadez

delgadez

delgadez

delgadez

SF
1. [de persona] (= flaqueza) → thinness; (= esbeltez) → slimness
2. [de tabla, muro] → thinness; [de hilo] → fineness
3. (anticuado) (= delicadeza) → delicateness
4. (anticuado) (= agudeza) → sharpness
Ejemplos ?
Los cien caballos del rey en el patio relinchaban. Sol en cubos resistía la delgadez de la parra. Ya la coge del cabello, ya la camisa le rasga.
Sería el 'guerrero-maduro'. Físicamente los varones suelen ser altos, con tendencia a la delgadez, aunque también los hay con sobrepeso.
Tenía mucho del príncipe enlutado de la tragedia. Fuerte en su delgadez, más alto que bajo, negra como la endrina la media melena, tupidas las cejas y soñadores los ojos.
Seguía sin tener dinero para comprarse las botas reglamentarias, así que un admirador se las regaló. Con 14 años el Milán le descartó a causa de su delgadez, pero sí fue aceptado en las categorías juveniles del Internazionale.
Fino e imitando a la seda gracias a la delgadez de sus hilos que hizo posible la hiladora de 1779, inventada por Samuel Crompton.
El venezolano Gustavo “Cabuya” Heny conoció a Jimmie y Marie Angel en Ciudad Bolívar en 1937. Debido a su altura y delgadez, Heny era conocido como “Cabuya”.
Esto es realmente triste...» Los rasgos más sobresalientes con los que se representaba eran la extrema delgadez de la figura, las contorsiones del cuerpo, un cabello corto y rebelde y una mímica casi tétrica.
La delgadez de la primera capa de cenizas, junto con la notable falta de erosión de esa capa por las lluvias invernales, antes de que se depositara la capa siguiente, indican que el volcán dio una advertencia a la población local pocos meses antes.
Me tengo que marchar en seguida.» Al oír relatar esta escena a la sujeto, recuerdo que el día anterior, durante la sesión de análisis, se echó mano al pecho, al notar que se le había desabrochado un botón, como si quisiera decir: «No mire usted, no vale la pena.» La caja queda así convertida en alusión a la caja torácica, y la interpretación del sueño nos conduce directamente a la época del desarrollo físico de la paciente, cuando la misma comenzó a sentirse descontenta de la delgadez de sus formas corporales.
Su cuerpo tenía el mismo tono de cera. El cuello y los hombros explicaban con su palidez de hierba marchita la delgadez de los brazos.
Decidí en mi interior que debía de tener lo menos treinta años y que quería casarse; estaba algo envejecida, aunque aún de buen ver, como una casa deshabitada durante mucho tiempo que conserva todavía un buen aspecto. Su delgadez parecía ser el efecto de algún fuego interior que se reflejaba en sus ojos ardientes.
Mientras comía, vi entrar en la cabaña a una figura más horrible que todo lo que había visto hasta entonces. Era un hombre que parecía joven, pero de una delgadez espantosa.