Ejemplos ?
Y cuando ya su mano temblorosa posábase en la llave, cuando con toda el alma hecha lágrimas y cólera disponíase a ir en busca de la mujer querida y del amigo que lo traicionaba, abrióse la puerta de cristales de la alcoba y, cogidos del brazo, sonriente él y colérica ella, penetraron en la sala, seguidos de la tía Candela, Pepa la Maripozona y Currito el Carabina.
En la mesa, Jorge se sentó a la derecha de Emilia; el general había entrado del brazo de ella, mientras el conde lo daba a la generala.
Texto Fue su madre Servilia, que se derivaba de Servilio Ahala, el que dio muerte a Spurio Melio con un puñal que traía escondido debajo del brazo, porque maquinaba hacerse tirano, concitando a sedición y motín el pueblo.
Mientras la comunidad discutía lo de la guerra, el viejo Antonio me tomó del brazo y me condujo hasta el río, unos 100 metros más abajo del centro del poblado.
Continué, pues, resuelto a saborear mi venganza. Un día subió Wyatt al puente y, luego de tomarlo del brazo como era mi antigua costumbre, echamos a andar de un lado a otro.
Una pareja pasó ante mí, estrecha" mente, cogida del brazo, andando lentamente, aislada en medio del bullicio, insensible a las impresiones exteriores.
Pero cuando el hombre aró la tierra, y poseyendo otros medios de existencia que la caza o el robo pudo vivir en relativa paz, acató la autoridad del patriarca: y entonces la majestad de la vejez, las luengas barbas de nieve, la frente arrugada y serena, ejercieron una influencia misteriosa, un poder religioso, superior al del brazo membrudo armado con el hacha de pedernal.
Parecía aquella una cabeza cortada dejada expresamente en el suelo. A unos metros de la cabeza, separada del brazo, se veía la mano derecha de la negra.
Pronto la España trabajadora, la España libre, será más grande que la España conquistadora. ---- Instruir al cerebro es hacer efectivo el golpe del brazo; armar el brazo, es dar fuerza a las concepciones del cerebro.
Recordé de pronto las órdenes que llevaba y quise incorporarme, pero el dolor del brazo amputado me lo impidió: Era un dolor sordo que me fingía tenerlo aún, pesándome como si fuese de plomo.
Sin pecado concebido. ¡Y mira aquéllos! El hombre la lleva del brazo. ¡Qué irrespetuosidad! (Cordero de Dios, ruega por todos los pecados del mundo) Yo de buena gana excomulgaba a todos los que nunca dan una limosna a nuestra Santa Madre Iglesia.
Luego le dijo vamos conmigo y tomándole del brazo, caminaron, el borracho después de unos minutos, sintió un frio helado, miro hacia su alrededor y los hombrecitos estaban allí hablando todo lo de su vida, entonces el tubo miedo y le dijo: ¿Dios mío donde estoy?