Ejemplos ?
es indiscutible. La extravagancia del sistema deifico fue la fuente de todos estos groseros errores. Los imbéciles que creían en Dios, convencidos de que nosotros sólo recibíamos la existencia de él, y de que tan pronto como un embrión se hallaba maduro una pequeña alma, emanada de Dios, venía a animarla al punto, esos imbéciles, digo, debieron con toda certeza considerar como un crimen capital la destrucción de esa pequeña criatura porque, según ellos, no pertenecía ya a los hombres.
Los mexicanos entre sus ritos religiosos, tenían el de sacrificio de sangre, que consistía en punzarse la lengua, las orejas, las piernas, etc., para esto empleaban las púas de maguey, las navajas de iztli y muy especialmente las espinas de biznaga, huitznáhuac, por ello deifico en la planta y le dedicaron un templo.