deicida

deicida

(Del lat. Deus, Dios + caedere, matar.)
adj./ s. m. y f. RELIGIÓN Se aplica a los que dieron muerte a Jesucristo o a lo que contribuyó a ella.

deicida

 
adj.-com. Díc. del que da muerte a un personaje divino.
fig.Sacrílego.

deicida

(dei'θiða)
abreviación
religión que dio o contribuyó a la muerte a Jesús Los sicarios deicidas huyeron al abrirse los cielos.
Traducciones

deicida

deicida
Ejemplos ?
Isaac encontró la raíz del antisemitismo contemporáneo en la "pedagogía del desprecio" (título de su último libro) hacia los judíos practicada por la Iglesia durante siglos al presentar a los judíos como unos malvados y unos criminales, como el pueblo deicida que condenó a Jesús, ocultando el hecho de que fueron unos judíos —los que formaban el Sanedrín—, no los judíos, los que lo sentenciaron a muerte.
En la búsqueda de explicaciones al fenómeno pudo verse el recurso a todo tipo de causas mágico-imaginarias, como atribuirlo a un castigo divino a los cristianos por permitir la presencia de la raza deicida (los judíos) entre ellos; o culpar directamente a los judíos de envenenar los pozos de agua para propagar la peste (atribuiyéndoles el propósito de destruir la cristiandad).
Y princesa judía con la que la Iglesia Católica del entonces -en razón de un execrable odio antisemita, al estimar que los judíos eran un pueblo deicida-...
Tras reiterar la condena hacia los judíos como pueblo deicida, allí se acordaron una serie de medidas discriminatorias para aislarlos de la población cristiana: la obligación de vivir en barrios separados y de portar una señal para poder ser reconocidos inmediatamente; la prohibición absoluta de mantener relaciones sexuales entre judíos y cristianos; la prohibición de que pudieran tener criados o empleados cristianos así como la de ejercer determinadas profesiones —como la de médico de un cristiano— u ocupar puestos que les dieran autoridad sobre cristianos; la prohibición de construir nuevas sinagogas.
Así surgió la acusación contra los judíos de que eran el pueblo deicida, el responsable de la muerte de Jesucristo en la cruz, y durante siglos, en las ceremonias del Viernes Santo, se invitó a los fieles cristianos a rezar pro perfidis Judaeis.
Algunos artistas reconocidos por su trayectoria en el underground breakcore son: Nick Blast, Dev/null, DR kontra, Venetian Snares, Igorrr, Antilove, Qüatros, Sickboy, Narcopsy, GreenSkull, Headshot, Stazma, Hécate, Maladroit, Maruosa, Nataniael Aguirre, Ebola, Wisp, Dj Qbias o Zinica Deicida,
Los clérigos y laicos integristas, por el contrario, siguieron considerando a los judíos como el pueblo deicida, y algunos de ellos, como el policía integrista, Mauricio Carlavilla o el monárquico franquista catalán Jorge Plantada, marqués de Valdemolar, llegaron a afirmar que el Concilio era obra de la conspiración judeomasónica —el marqués de Valdemolar escribió que en el " Concilio Vaticano II, la judeo-masonería logró penetrar en aquel sagrado reciento ", consiguiendo que se borrase " de la liturgia la expresión de pérfidos judíos con que secularmente se ha designado al pueblo deicida "—.
El clero invita a los fieles a arrepentirse, a cambiar de conducta y regresar a Dios. Es entonces cuando la presencia del pueblo deicida entre los cristianos se considera escandalosa".
Otras de la acusaciones que se venían repitiendo desde hacía siglos contra los judíos: pueblo deicida, profanación de hostias, crímenes rituales… no aparecen en ninguna de las tres versiones".
Éste denuncia que el origen del antisemitismo se encuentra en el antijudaísmo cristiano y su "enseñanza del desprecio" hacia los judíos, el pueblo deicida según el cristianismo, por lo que el antisemitismo nazi no hizo sino "reanudar y llevar a su punto de perfección una tradición..
Amador de los Ríos como buen católico siguió manteniendo la visión tradicional de los judíos como el pueblo deicida y defendió la realidad del caso del Santo Niño de la Guardia y la expulsión de los judíos para salvaguardar la unidad espiritual de la nación, pero censuró las matanzas de judíos de 1391 y la actuación de la Inquisición, aunque en la época de Felipe II, en la que " fue un terrible embarazo a la marcha filosófica del espíritu humano ".
El clero invita a los fieles a arrepentirse, a cambiar de conducta y regresar a Dios. Es entonces cuando la presencia del «pueblo deicida» entre los cristianos se considera escandalosa».