decumano

decumano, a

adj. HISTORIA Se aplica a las tierras que pertenecían al estado romano y cuyos colonos pagaban el diezmo del producto.
Ejemplos ?
Ciudades alemanas en cruz: se retoma el método romano de trazar las ciudades con cardo y decumano, dotando al trazado en cruz del simbolismo de la cruz cristiana.
El arco central se alzaba sobre la Via Egnatia (calzada romana que unía Dyrrhacium y Bizancio) y que atravesaba toda la ciudad a modo de Decumano (eje este-oeste de la ciudades romanas).
En los campamentos, el decumano solía conectar dos puertas: la Praetoria (la más cercana al enemigo) y la Decumana, en el extremo opuesto.
Decumano (decumānus) es un término empleado en la planificación urbanística en el Imperio romano. Indica una calle con orientación este-oeste tanto en una ciudad romana como en un campamento militar o en las colonias.
Aunque originalmente el foro se situaba en un extremo del Cardo o del Decumano junto a los muros que rodeaban la ciudad o fuera de los mismos (de donde viene la denominación de foro, es decir, fuera del casco urbano), con el tiempo se ubicó en la intersección del Cardus Maximus con el Decumanus Maximus, donde se vino a construir esta plaza que, a partir de la Edad Media, se convirtió en el área del mercado, denominación que todavía se mantiene (puede usarse el término plaza con el significado de mercado).
Para ellos alzó en 1492 una capilla de arquitectura renacentista siguiendo el esquema del Templo de la Fortuna Viril en Roma, en el Decumano Mayor de Nápoles (vía dei Tribunali).
Esta decoración se dispone rítmicamente, partiendo de la disposición de tres puertas y el altar, situados en los extremos de dos ejes de la planta circular, que se cruzan perpendicularmente a modo de cardo y decumano; cada paño de muro situado entre dos puertas está ornado a su vez mediante un vano (ventana central flanqueada por dos nichos).
Marsala se desarrolla en torno a dos vías del emplazamiento originalmente fenicio y posteriormente romano, “cardo” y “decumano” (hoy calle XI de mayo, anteriormente llamada “Casero”), que se cruzan en el centro de la ciudad, y comunican a los cuatro accesos antiguos, dos de los cuales siguen existiendo (Puerta Nueva, reconstruida en el siglo XVIII, y Puerta Garibaldi, anteriormente puerta de mar).
Tradicionalmente se consideró que las dos vías perpendiculares que configuraban todas las ciudades romanas (el cardo y el decumano) seguían la ruta de las actuales calles San Pedro y Rúa Nova, que se cruzaban en la Praza do Campo, formando el foro.
Allí se encontraba el foro y el cruce de las dos calles principales (Cardo norte-sur y Decumano este-oeste), ambos ejes siguen hoy en el trazado de la ciudad y serían las actuales calles Salvador-Almoina la primera y Caballeros la segunda.
En el caso de la ciudades que han surgido de un campamento romano, aún se reconoce su presencia en el punto de confluencia de las dos vías principales (cardo y decumano).
El punto estaría muy cerca del cruce entre el cardo y el decumano máximo, las dos vías de comunicación principales que cruzaban la ciudad de E-O y de N-S.