decadentismo

decadentismo

s. m. LITERATURA Estilo y movimiento literarios caracterizados por el escepticismo de sus temas y por la propensión a un refinamiento exagerado.

decadentismo

 
m. b. art. ylit. Escuela caracterizada por el pesimismo y escepticismo de sus temas, el abuso de la alegoría y el símbolo y la propensión a un refinamiento exagerado. En literatura destacan las figuras de P. Verlaine, O. Wilde y Valle Inclán; en pintura G. Moreau y G. Rossetti. Su actividad se desarrolló en el último cuarto del s. XIX.
Traducciones

decadentismo

decadentismo
Ejemplos ?
Con ánimo de fijar ideas, tomemos por ejemplo la obra El retrato de Dorian Grey de Oscar Wilde. La obra recién señalada, tanto por estilo como por época, bien se podría encuadrar en el decadentismo.
Así Luis Alberto Sánchez en el prólogo menciona que; “La Fuente es la vanguardia, por su frescura de imágenes, por su dislocamiento, por su humorismo, por su deportismo en el estilo: pero este afán de hacer literatura y frases, acusa cierto decadentismo distante del ritmo rubeniano, pero no por eso, menos decadente”.
Encontrando un valor en la incomprensión social, el malditismo de los artistas tendía hacia formas cada vez más rebuscadas y elitistas (decadentismo, simbolismo, etc.).
Un buen ejemplo de sibarita puede encontrarse en la novela decadentista de Joris-Karl Huysmans titulada "A contrapelo", concretamente en el personaje central, Jean Floressas Des Esseintes. Dandi Decadentismo
El idealismo que Ghiraldo hereda del decadentismo, forma en el escritor la percepción de la praxis anarquista como combate moral contra la sociedad mercantil.
Sin duda el esteticismo fundamentalmente aboga por «el arte por el arte mismo», mientras el decadentismo es «la antítesis del movimiento poético de los parnasianos y de su doctrina (inspirada en el ideal clásico del "arte por el arte"»).
Pero lo recién expresado no se puede generalizar, ya que esta conclusión está basada en el análisis de una sola obra. Decadentismo Arte por el arte Dandi
El Modernismo también subsume, aunque con menos importancia, corrientes estéticas como el Decadentismo y La Hermandad Prerrafaelita.
Todo el mundo temía un gobierno al margen de las instituciones estatales, un predomino de los sables, guerras en el exterior y un decadentismo ruinoso siguiendo las huellas del anciano Heinrich von Treitschke, quien escribió en esa época que "se gobernaba dando muestras de una consumada frivolidad".
En las novelas de Grazia Deledda siempre hay un fuerte vínculo entre lugares y personas, entre los estados de ánimo y el paisaje que se representa, que es el de su áspera Cerdeña natal, que sin embargo no aparece siguiendo los esquemas tópicos veristas regionales ni tampoco con la fantástica coloración que utiliza D'Annunzio, sino que se reviven a través de los mitos. La crítica ha encasillado su obra en uno u otro -ismo: regionalismo, verismo, decadentismo...
Poseyó, además de una gran cultura de fundamento grecolatino, una sensibilidad artística aguda y se mostró como un hábil crítico no sólo literario, sino de la sociedad inglesa en general. Su influjo sobre Edgar Allan Poe, Charles Baudelaire, Jorge Luis Borges y la estética del Decadentismo en general fue inmenso.
Sobre su colección titulada los Cuentos pretéritos ha escrito Jorge Basadre lo siguiente: Por su parte, Luis Alberto Sánchez explica la importancia de la obra de Beingolea: José Carlos Mariátegui definió a Beingolea como un "cuentista de fino humorismo y de exquisita fantasía que cultiva, en el cuento, el decadentismo de lo raro y lo extraordinario." Por desgracia, Beingolea no ha sido valorizado en el Perú debidamente como literato y como uno de los forjadores del cuento moderno peruano.