decadente


También se encuentra en: Sinónimos.

decadente

1. adj. Que decae o está en decadencia civilización decadente. decrépito
2. Que pertenece a una época de decadencia es una obra característica del arte modernista decadente. tardío
3. adj./ s. m. y f. ARTE Se aplica al arte y al artista o a la obra y el autor que hacen del refinamiento y del decadentismo su forma de expresión, y al gusto por los ambientes en crisis o en decadencia es la obra de un poeta decadente.
4. adj. LITERATURA Decadentista, del decadentismo.

decadente

 
adj. Que decae.
Decaído.
adj.-com. Díc. gralte. del artista y literato de refinamiento excesivo.

decadente

(deka'ðente)
abreviación
1. que está en un proceso de deterioro Su situación era tan decadente que había abandonado hasta el aseo.
2. arte que persigue una estética con gustos pasados de moda y refinados Escuchaba música decadente.
Sinónimos

decadente

adjetivo
decaído, decrépito*, delicuescente.
Delicuescente, de uso elevado en la lengua, se aplica a costumbres o a estilos literarios. Decadente tiene un uso general en la lengua: el estado decadente de la casa, estética decadente, expresión decadente, arte decadente, poeta decadente, etc. Decaído se aplica, preferentemente, al ánimo de las personas: estar decaído.
Traducciones

decadente

dekadent

decadente

decadent

decadente

decadente

decadente

décadente

decadente

decadent

decadente

decadente

decadente

颓废

decadente

頹廢

decadente

dekadentní

decadente

dekadent

decadente

דקדנטי

decadente

ADJ [moral, sociedad] → decadent; [imperio, salud] → declining
Ejemplos ?
¡Lo fue todo aquel hombre! Su hijo Salomón, en cambio, es un decadente, y tiene la pedantería de los herederos. Casi lo imaginamos como una mezcla de los más ingratos extremos, fumando cigarrillos turcos y con gesto de profesor.
Deja que incline mi frente en tu frente subjetiva, en la enferma sensitiva media luna de tu frente; que en la copa decadente de tu pupila profunda beba el alma vagabunda que me da ciencias astrales, en las horas espectrales de mi vida moribunda.
Gustaba la divina voluptuosidad de verla, y con la ciencia profunda, exquisita y sádica de un decadente, quería retardar todas las otras, gozarlas una a una en la quietud sagrada de aquella noche.
El hambre le obligó a buscar en el cestillo la comida que le enviaban los secuestradores. Comió, bebió: la edad moza daba a las energías físicas todos los derechos que hubieran negado a un viejo decadente.
Pero esta nación ingrata ni nos da de comer ni nos aplaude, mientras nosotros, procurando su felicidad y su gloria, la enriquecemos diariamente, semanalmente, mensualmente, continuamente, de conocimientos profundos, sin los cuales la racionalidad hubiera dado en España un estallido, según la hemos visto decadente y malparada.
-Aristeo Abigail Fierro, poeta -respondió, no sin algo de sequedad altanera, el enfermo, volviéndose para recoger su pulcro maletín de cuero inglés y su sombrerera, que entregó al criado que le esperaba con un birlocho. Y como yo hiciese un involuntario movimiento al oír lo de «poeta», añadió: -Poeta decadente.
En tan triste situación no se presentó otro arbitrio que el otorgamiento de un permiso a los mercaderes ingleses para que, introduciendo en esta ciudad sus negociaciones, puedan exportar los frutos del país, dando alguna actividad a nuestro decadente comercio con los crecidos ingresos que deben producir al erario los derechos de este doble giro; y aunque en la superior autoridad de V.
Quiero oírte leer unas páginas que según me dijiste una vez, tienen relación con el nombre de tu quinta, con un diseño de tres hojas y una mariposa que llevan impreso en oro, en la pasta blanca, varios volúmenes de tu biblioteca, y con aquel cuadro de un pintor inglés... ¿cómo dices tú?, ¿decadente?
Si a esto le sumamos una situación política inestable, con una clase política decadente y corrupta, y una clase obrera combativa, es fácil comprender que, desde el punto de vista capitalista moderno, no quedaba más que una salida, a saber, la instauración de una «democracia» de tipo occidental que posibilitara y facilitara una posterior reconversión de la economía desde unos postulados capitalistas para ponerla a nivel europeo.
No conforme Cárdenas con tener en la pobreza más irritante al campesinaje del país, destruyó con mano férreala región Lagunera que antes fuera zona fecunda y floreciente de agricultura industrializada, convirtiéndola actualmente en campo de miseria, arrojando al mismo tiempo al Estado de Yucatán hacia la ruina también, como consecuencia de los ensayos y aplicaciones de la decadente y desprestigiada doctrina comunista.
En esta parte decadente de la cultura Anahuaca, se llegó a dar el apelativo a los sacerdotes de “Quetzalcóatl”, siendo la autoridad manipulada de esta manera.
La respuesta es la disciplina... debemos ponerles uniformes a nuestras películas, porque el cine individualista será por definición decadente.