debelar


También se encuentra en: Sinónimos.

debelar

(Del lat. debellare.)
v. tr. MILITAR culto Vencer al enemigo por las armas se esforzaron en debelar a la milicia.

debelar

(ðeβe'laɾ)
verbo transitivo
militar rendir al enemigo por las armas El fuego aéreo terminó por debelar a las tropas enemigas.

debelar


Participio Pasado: debelado
Gerundio: debelando

Presente Indicativo
yo debelo
tú debelas
Ud./él/ella debela
nosotros, -as debelamos
vosotros, -as debeláis
Uds./ellos/ellas debelan
Imperfecto
yo debelaba
tú debelabas
Ud./él/ella debelaba
nosotros, -as debelábamos
vosotros, -as debelabais
Uds./ellos/ellas debelaban
Futuro
yo debelaré
tú debelarás
Ud./él/ella debelará
nosotros, -as debelaremos
vosotros, -as debelaréis
Uds./ellos/ellas debelarán
Pretérito
yo debelé
tú debelaste
Ud./él/ella debeló
nosotros, -as debelamos
vosotros, -as debelasteis
Uds./ellos/ellas debelaron
Condicional
yo debelaría
tú debelarías
Ud./él/ella debelaría
nosotros, -as debelaríamos
vosotros, -as debelaríais
Uds./ellos/ellas debelarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo debelara
tú debelaras
Ud./él/ella debelara
nosotros, -as debeláramos
vosotros, -as debelarais
Uds./ellos/ellas debelaran
yo debelase
tú debelases
Ud./él/ella debelase
nosotros, -as debelásemos
vosotros, -as debelaseis
Uds./ellos/ellas debelasen
Presente de Subjuntivo
yo debele
tú debeles
Ud./él/ella debele
nosotros, -as debelemos
vosotros, -as debeléis
Uds./ellos/ellas debelen
Futuro de Subjuntivo
yo debelare
tú debelares
Ud./él/ella debelare
nosotros, -as debeláremos
vosotros, -as debelareis
Uds./ellos/ellas debelaren
Imperativo
debela (tú)
debele (Ud./él/ella)
debelad (vosotros, -as)
debelen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había debelado
tú habías debelado
Ud./él/ella había debelado
nosotros, -as habíamos debelado
vosotros, -as habíais debelado
Uds./ellos/ellas habían debelado
Futuro Perfecto
yo habré debelado
tú habrás debelado
Ud./él/ella habrá debelado
nosotros, -as habremos debelado
vosotros, -as habréis debelado
Uds./ellos/ellas habrán debelado
Pretérito Perfecto
yo he debelado
tú has debelado
Ud./él/ella ha debelado
nosotros, -as hemos debelado
vosotros, -as habéis debelado
Uds./ellos/ellas han debelado
Condicional Anterior
yo habría debelado
tú habrías debelado
Ud./él/ella habría debelado
nosotros, -as habríamos debelado
vosotros, -as habríais debelado
Uds./ellos/ellas habrían debelado
Pretérito Anterior
yo hube debelado
tú hubiste debelado
Ud./él/ella hubo debelado
nosotros, -as hubimos debelado
vosotros, -as hubísteis debelado
Uds./ellos/ellas hubieron debelado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya debelado
tú hayas debelado
Ud./él/ella haya debelado
nosotros, -as hayamos debelado
vosotros, -as hayáis debelado
Uds./ellos/ellas hayan debelado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera debelado
tú hubieras debelado
Ud./él/ella hubiera debelado
nosotros, -as hubiéramos debelado
vosotros, -as hubierais debelado
Uds./ellos/ellas hubieran debelado
Presente Continuo
yo estoy debelando
tú estás debelando
Ud./él/ella está debelando
nosotros, -as estamos debelando
vosotros, -as estáis debelando
Uds./ellos/ellas están debelando
Pretérito Continuo
yo estuve debelando
tú estuviste debelando
Ud./él/ella estuvo debelando
nosotros, -as estuvimos debelando
vosotros, -as estuvisteis debelando
Uds./ellos/ellas estuvieron debelando
Imperfecto Continuo
yo estaba debelando
tú estabas debelando
Ud./él/ella estaba debelando
nosotros, -as estábamos debelando
vosotros, -as estabais debelando
Uds./ellos/ellas estaban debelando
Futuro Continuo
yo estaré debelando
tú estarás debelando
Ud./él/ella estará debelando
nosotros, -as estaremos debelando
vosotros, -as estaréis debelando
Uds./ellos/ellas estarán debelando
Condicional Continuo
yo estaría debelando
tú estarías debelando
Ud./él/ella estaría debelando
nosotros, -as estaríamos debelando
vosotros, -as estaríais debelando
Uds./ellos/ellas estarían debelando
Traducciones

debelar

VTto conquer
Ejemplos ?
Viendo a los comandantes enemigos huir, García III ordenó a sus oficiales debelar a las tropas que continuasen luchando, mientras permitía huir a las que así lo quisieran, previo arrojó de armas y armaduras en el campo de batalla.
Pero la guerra no se produjo porque el gobierno de Echenique debió enfrentar poco después una revolución liberal en su contra, que desembocó en una sangrienta guerra civil (1854). Cansado de luchar contra sus opositores (en total debió debelar 33 revoluciones), dimitió en agosto de 1855 y viajó a Europa.
Luego, a órdenes del ministro de Guerra Pedro Bermúdez, marchó a Ayacucho, para debelar la rebelión militar encabezada por los capitanes Deustua y Flores, misión que se concretó con la derrota de los rebeldes en el combate de Pultunchara (15 de agosto de 1833).
Al año siguiente fue nombrado prefecto de Huancavelica (1840). Contribuyó a debelar la llamada “revolución regeneracionista” que el coronel Manuel Ignacio de Vivanco encabezara en Arequipa.
El 30 de julio de 1833, Gamarra, antes de partir a debelar una rebelión en Ayacucho, encargó el mando al vicepresidente del Senado José Braulio del Campo Redondo, ilustre hijo de la ciudad de Chachapoyas.
Bajo el mando del general Ramón Castilla marchó a debelar la llamada “revolución regeneracionista” que el coronel Manuel Ignacio de Vivanco encabezara en Arequipa, contribuyendo a la derrota de éste en el combate de Cuevillas, librado el 6 de abril de 1841.
Luego, bajo las órdenes del mismo Santa Cruz, participó en la segunda Campaña de Intermedios y posteriormente en el segundo sitio del Callao. En 1830 sirvió en la guarnición del Cuzco y contribuyó a debelar la sublevación del coronel Gregorio Escobedo.
Entonces fue nuevamente comisionado para debelar la insurrección de los negros cimarrones sublevados en Panamá y permaneció allí hasta fines de ese año.
En la noche del 26 de julio de 1872 se presentó en Palacio de Gobierno el coronel Herencia Zevallos, quien por ser el primer vicepresidente era al que constitucionalmente le correspondía asumir la presidencia. Diez Canseco le entregó el mando y recibió a la vez la misión de debelar la insurrección de los Gutiérrez.
Desde joven descubrió cuál iba a ser su itinerario filosófico: desvelar y debelar los riesgos del inmanentismo modernista de Bergson y Édouard Le Roy, apoyándose en el realismo de la crítica y ontología tomistas como base de una teología natural del ser que se proyecta a la demostración de la existencia y naturaleza de Dios.
A su vez, quedó encargado del poder en Lima (6 de abril) cuando Salaverry marchó hacia el norte para debelar la oposición encabezada por el general Domingo Nieto; y para atemorizar a los montoneros y salteadores que merodeaban en torno a la capital, restableció las penas de horca u azotes y puso precio a las cabezas de sus jefes (entre los que se hallaba el célebre negro León Escobar); pero, lejos de ser eficaces tales medidas, le crearon a Bujanda una aureola de sanguinario y socavaron el prestigio del gobierno.
Pasó a Lima, donde fue nombrado Inspector General del Ejército, y como se encargó de debelar un motín efectuado en las Fortaleza del Real Felipe el 1 de enero de 1835.