debelación

debelación

s. f. Acción y resultado de debelar.

debelación

(deβela'θjon)
sustantivo femenino
militar rendición del enemigo por las armas La debelación del gobierno legal supuso en realidad una derrota moral.
Ejemplos ?
Finalizada la guerra, se consagró a su profesión militar y siempre se mantuvo leal al poder constituido legalmente. Participó en la debelación del motín producido en el cuartel de Santa Catalina, el 3 de diciembre de 1890.
La debelación del motín dejó un saldo de más de cien muertos, entre civiles autores del atentado y militares que custodiaban el Palacio.
Por su participación en la debelación del motín de la tripulación del pontón Venus, en Londres, fue ascendido a teniente segundo Retornó al Perú a bordo del vapor Morona, acompañado del resto de la flotilla fluvial adquirida en Inglaterra.
En junio de ese año fue enviado a San Ignacio y el Milagro para la debelación del grave levantamiento popular ocurrido en la región Amazonas, conocido como el “Baguazo”.
Miembro del Partido Civil, acompañó al presidente Manuel Pardo como primer vicepresidente de la República y en tal calidad ejerció la presidencia interina del Perú de noviembre de 1874 a enero de 1875, por ausencia del presidente, ocupado en la debelación de una insurrección en el sur del país encabezada por Nicolás de Piérola.
Sin embargo el territorio no fue plenamente controlado y colonizado por los españoles sino hasta la conclusión de las Guerras Calchaquíes las cuales significaron un secular empeño bélico, concluidas en el siglo XVII tras la debelación de las últimas resistencias de la parcialidad pazioca llamada calchaquí.
Como jefe de estado mayor participó en la debelación de la revolución del general Pedro Pablo Bermúdez que como jefe de los gamarristas usurpó el poder.
En 1815 participó en la debelación del levantamiento independentista del brigadier Mateo Pumacahua, y colaboró en el subsiguiente exterminio de las guerrillas dispersas.
Participó en la debelación de la revolución de Nicolás de Piérola, asistiendo al combate de Los Ángeles del 7 de diciembre de 1874.
Tras la debelación de la rebelión, el virrey José Fernando de Abascal quiso que abandonara su diócesis, y lo conminó a que aceptara en su sede a un administrador eclesiástico.
Otro incidente de gravedad ocurrido en su gobierno fue la debelación del Motín del Penal El Sexto, reclusorio ubicado en el centro de Lima, la mañana del 27 de marzo de 1984 un grupo de 60 reclusos tomó como rehenes a varias personas que visitaban el penal para entregar donaciones que ayudarían a paliar las duras condiciones carcelarias del viejo recinto, reclamando el fin de los abusos, mejor alimentación y vehículos para salir del penal, entre los rehenes se encontraba la esposa del Embajador de Venezuela, este hecho fue conocido por el presidente quien ordenó las negociaciones para poner fin al problema, sin embargo los reclusos se mantuvieron inflexibles y acrecentaron su violencia, asesinando frente a las cámaras de televisión a dos de los rehenes.
Nombrado en 1547 oidor de la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá en el reino de Nueva Granada, no llegó a tomar posesión de dicha plaza porque inmediatamente recibió la orden de pasar al Perú para desempeñar el mismo cargo en la Real Audiencia, que se reinstaló en Lima en 1549 tras la debelación de la rebelión de Gonzalo Pizarro llevada a cabo por el Pacificador Pedro de la Gasca, quien ejerció como Presidente de dicha Audiencia.