de veras


Búsquedas relacionadas con de veras: de verdad
Traducciones

de veras

absolutely, genuinly, indeed, really, truly

de veras

nochall

de veras

vraiment
Ejemplos ?
- gritó de nuevo Alicia, porque esta vez al Ratón se le habían puesto todos los pelos de punta y tenía que estar enfadado de veras- .No hablaremos más de Dina, si usted no quiere.
Te perjudica cierta mala hablilla en la que de ti se cuenta que bajo el valle de tus sobacos un bravo cabrío habita. Él da miedo a todas, y no es admirable: pues mala de veras es una bestia, y no con que una bonita chica se acueste.
—¿Quiere un poco de comida? No crea que es desperdicio. Está limpiecita. —¿De veras, señorita?—cual sorprendido medio murmuró. —¡Sí! ¡Claro!
97 No –así los dioses me amen– que algo importaba, pensé, si la boca o el culo yo le oliera a Emilio. Para nada más mondo esto, y en nada más inmundo aquello; de veras incluso el culo más mondo y mejor, pues sin dientes, es.
Sí, son unos jijos de la chingada. Shhh...silencio, ahí vienen, De veras, shhh. Glorifica mi alma al señor y mi espíritu se llena de gozo al contemplar la bondad de dios, mi salvador...
y las mamadas... Como es tan flaca, nadie le hace caso y está como nueva... De veras que muy pocas me han hecho gozar como ésta...
Se acabó. Esta vez se iba al fondo de veras: su cuerpo era de plomo. Y bajó en línea recta, arrastrado por sus zapatos nuevos, y en su caída al abismo de los barcos rotos y los esqueletos devorados, el cerebro, cada vez más envuelto en densas neblinas, iba repitiendo: —Padre nuestro...
Parece como si yo te fuera a regañar. Al fin y al cabo que de todos modos me sobo los días enteros lavando ropa ajena... —¡De veras viejita! No gasté nada...nada...
Si el historiador de mañana es además de veras comprensivo y dotado de la capacidad suficiente para no dejarse influir por la verdad formal de los documentos oficiales (válvulas de escape o puentes de plata de mucho uso útil)...
Además, era un noble de veras, con esa nobleza secular cuyo rancio tufillo inspira cierta gravedad ceremoniosa a muchos ciudadanos cuyos abuelos hicieron la Revolución.
¿de quién será esta hebra de pelo?"."— La conozco, contestaba de fijo un comensal, es de la hija de la cocinera, que es una muchacha muy guapa".— "¿De veras?
¿No cree usted, señorita, que éste me quería de veras V Y la condenada vieja acariciaba con la mano al inanimado animal, cuyo esqueleto temblaba sobre su armazón de alambres.