de rechupete

rechupete, de

 
loc. Muy exquisito y agradable.
Ejemplos ?
En que el lector hace conocimiento con una hembra del coco, de rechupete y tilín Leonorcica Michel era lo que hoy llamaríamos una limeña de rompe y rasga, lo que en los tiempos del virrey Amat se conocía por una mocita de tecum y de las que amarran la liga encima de la rodilla.
Tocóle turno á Lerzundi, y dijo: —Pues, señores, cuando yo era mozo y alegroncillo con las hijas de Eva, fui una tarde con otros camaradas á la picante- ría de ña Petita en el Cercado. Allí encontramos una miichachena del coco y de rechupete mozas todas de mucho cututeo; hem- bras, en fin, de la hebra.
Por su parte el maestro Pequeño hizo que el abogado don José Manuel de Villaverde le redactase un escrito de rechupete, largo y substancioso, para el Cabildo.
Córdova y Urrutia dice en sus Tres épocas que era además famoso médico, noticia que no encuentro comprobada en los papeles viejos que a la vista tengo. A nuestro boticario lo tenía flechado en regla una limeñita de rechupete y azúcar cande.
Precisamente aquella noche les tenía ella a los señoritos una cena de rechupete: lenguados en salsa, Pollos con «chicharos» y costillas de cerdo en adobo.
Una tarde, jueves por más señas, presentose en la puerta del zapatero una tapada de saya y manto que, a sospechar por el único ojo descubierto, lo regordete del brazo, las protuberancias de oriente y occidente, el velamen y el patiteo, debía ser una limeña de rechupete y palillo.
Ayuntaos, en güenos fletes, con facón y garabina, llevando en la anca una china sabrosa y de rechupete, busque usté quien nos sujete ni se nos ponga poelante, valor tenemos sobrante pa arroyar un cuadro entero, y ha de ser más que lijero quien nos madrugue o espante.
Ejemplos: «Me llenastes sic un barril». «Me robaste el amoto sic». «Hago unas cocretas sic de rechupete sic». «Me se sic cayó la bufanda».
¡Qué muchacheo tan de rechupete el que en esas mañanas se congregaba en las iglesias para tentación y pecadero del prójimo enamoradizo!
¡Oiga! ¿Sabe usted que son de rechupete estas dos madamitas que van en el interior? ¡Caracoles, y qué bien les cae el sombrerito ladeado!...