Ejemplos ?
Pantalón de paño azul con botonadura al lado, figurada media bota de piel, y forrado en el entre piernas, y en la parte que rosa el sable y la tercerola.
¡Poetisa, poetiza de una vez las medias del padre! El gato estornudó; se había resfriado, a pesar de su buen abrigo de piel. -He abierto la puerta de la despensa -dijo el duendecillo-.
El señor Antonio el Toneles comprendió que el nuevo cimbel de la de los Chícharos iba a ser la muerte de su establecimiento; que aquella pícara de ojos como brasas y de piel casi de luto íbale a dar a la de los Chícharos el triunfo en el torneo mantenido por ambos hondilones desde su fundación, y viendo el Toneles la muerte al ojo, como vivo y experimentado que era, apercibióse a la defensa, para lo cual en el día en que lo sacamos a relucir, al ver penetrar en su taberna al Matita de Poleo, que penetró en ella contoneándose gallardamente y como diciéndole a todos los que allí estaban congregados: «Mírenme y pásmense, caballeros».
Pensó que tenía que ser forzosamente aquella casa, porque las chimeneas tenían forma de largas arejas y el techo estaba recubierto de piel.
Me pongo un gabán, pero el primero que cojo me está demasiado largo. Al quitármelo, observo con sorpresa que está forrado de piel.
Veía también que si se llena de aire un zaque de piel y se le ata y sumerge en el agua, tiende a subir, resiste a quien lo sujeta debajo del líquido elemento, hasta que no llega a la atmósfera; entonces queda en reposo, y la resistencia y la tendencia ascensional, que antes tenía, desaparecen.
En lá cubierta picotean unas gallinas, se desliza un gato de piel luminosa y hace sus bellaquerías un mico que el patrón compró en Lisboa.
Sobre la desvencijada mesa de escritorio había un cuaderno de piel lleno de anotaciones tomadas a mano en un curioso lenguaje cifrado.
Cubierto así de piel y sangre roja a cuatro pies el rey por fin se viene donde encerrado está tras una losa el suave rostro de su bella esposa.
- Bien, enseñadme vuestra espalda. Y Pipète se llevó, desde al nuca hasta el coxis, una tira de piel larga como tres dedos. (H.-M.
Sólo QUETZALCOATL, el de los plumajes preciosos de la inteligencia creadora y el viento, la Vía Láctea, el amor y sus placeres y el TEOTL omnipotente, nuestro señor sin cuerpo concreto, XIPETOTEC, desnudo de piel, sin forma, invisible, despojado de apariencia, miraban ansiosos hacía el oriente.
CAPÍTULO VI Cuando todo había vuelto a quedar en silencio, al terminar la melodiosa cancioncilla, los pajarillos cantores se dirigieron hasta el resplandeciente carruaje y con sus picos colocaron una alfombra para que una bellísima mujer de cabellera negrísima tocase piso. Era una joven de piel sonrosada; vestida como de art nouveau.