de entreguerras

entreguerras, de

 
loc. prep. Señala el período de paz entre dos guerras consecutivas; esp. marca el período que transcurre, en la historia europea, entre la Primera y la Segunda guerras mundiales.
Ejemplos ?
Violencia fascista, revolucionaria, antirevolucionaria y totalitaria, en el período de entreguerras, como los de Matteotti y Trotsky.
Durante el período de entreguerras de los años 1920 y 1930, las organizaciones comunistas y socialistas de varios países, trataron de contrarrestar lo que llamaron las "Olimpiadas burguesas" creando las Olimpiadas Obreras.
El concepto de régimen fascista puede aplicarse a algunos regímenes políticos dictatoriales, ya fueran totalitarios o autoritarios de la Europa de entreguerras y a prácticamente todos los que se impusieron por las potencias del Eje durante su ocupación del continente durante la Segunda Guerra Mundial.
Durante el periodo de entreguerras, en el que la vida política de Francia se vio sometida a alternancias políticas pendulares entre el Bloque Nacional y el Cartel de las Izquierdas, en algún momento se temió que la radicalización de las posturas condujera a una salida autoritaria similar al fascismo, sobre todo desde la émeute sanglante (una manifestación de excombatientes que degeneró en violencia el 6 de febrero de 1934).
La primera prohibición jurídica de la guerra se produjo en el período de entreguerras mediante el Tratado de Renuncia a la Guerra, conocido como Pacto Briand-Kellogg, de 27 de agosto de 1928, que llegó a reunir sesenta y cinco adhesiones.
En el período de entreguerras la producción mundial alcanzó los 250 millones de hectolitros, siendo la URSS uno de los principales productores.
En el periodo de entreguerras se vinculó con el mundo de la vanguardia, exponiendo con los surrealistas en Londres (1936) y París (1938).
Otro punto de interés turístico es la Villa Tugendhat, muestra única de la arquitectura funcionalista de la época de entreguerras, construida en 1929 por el arquitecto alemán Mies van der Rohe y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001.
Puede considerarse que el fascismo italiano es un totalitarismo centrado en el Estado: Mientras que el nazismo alemán está centrado en la raza identificada con el pueblo (Volk) o Volksgemeinschaft (interpretable como comunidad del pueblo o comunidad de raza, o incluso como expresión del apoyo popular al Partido y al Estado): También se pueden encontrar elementos del fascismo fuera del período de entreguerras, tanto antes como después.
El término autoritarismo se consolida como opuesto a totalitarismo (que es el que reivindicaba para sí el fascismo), en los análisis posteriores al periodo de entreguerras, sobre todo el de Juan José Linz.
Alemania, aunque había presentado un desarrollo económico y social notablemente acelerado (para 1914, en vísperas de la Primera Guerra Mundial, se podía concebir que llegaría a superar a Inglaterra como potencia industrial, posibilidad que fue sin duda uno de los factores que explican la propia guerra), se vio sometida a unas condiciones especialmente duras por el Tratado de Versalles (Clemenceau, a pesar de las advertencias de economistas como Keynes insistió en que Alemania pagará), lo que produjo graves desórdenes económicos en todo el periodo de entreguerras, además de un profundo resentimiento.
El predominio ideológico del nacionalismo recientemente triunfante y un catolicismo fuertemente integrista caracterizaron la vida política y social de la Irlanda de entreguerras.