Ejemplos ?
Apenas libre y concluida su misión, el pobre caballo, en cuyos ijares era imposible contar los latidos, tembló agachando la cabeza, y cayó de costado.
¡lo estoy viendo! Era todo tupido, y de costado tenía una especie de ventanita cuadrada, practicada recortando las enredaderas. Distraído miré...
Jácome, instintivamente, saltó de costado, evitando la embestida furiosa; vio tendido a Sendo; a su lado, en el polvo, el cuerpo de la liebre...
Desde allá y de atrás, acechó a su compañero; pero Podeley yacía de nuevo de costado, con las rodillas recogidas hasta el pecho, bajo la lluvia incesante.
Convencida de que no existía cura ni trajinero que se atreviese a salir solo de Cebre a tales horas, había licenciado hasta la mañana siguiente a su gavilla y se retiraba; al ver un barbilindo de curita que se aventuraba en el camino, había querido jugarle una pasada; pero el ruido del gatillo la hacía temblar y le aconsejaba como único recurso la fuga. Dio un salto de costado hacia el pinar, y el joven abad, picando a su viva yegua, se le fue encima, la alcanzó y la atropelló.
¡Vamos a correr a 110, amigo! —Por mí... —concluye mi hombre, ojeándome un buen momento de costado. ¡Lo comprendo! ¡Ah, plenitud de sentir en el corazón, como un universo hecho exclusivamente de luz y fidelidad, esta calma que me exalta!
Los perros comprendieron que esta vez todo concluía, porque su patrón continuaba caminando a igual paso como un autómata, sin darse cuenta de nada. El otro llegaba ya. Los perros hundieron el rabo y corrieron de costado, aullando. Pasó un segundo, y el encuentro se produjo.
El buen Reinaldo, que abatir en tierra siempre intenta al más fiero y menos tardo, con el rey Agramante al punto cierra, que juzga ser más fiero y más gallardo (pues más que mil hacía el solo guerra), y encima se le arroja con Bayardo: lo topa a un tiempo y hiere de costado, de suerte que del bruto lo echa al prado.
Conocemos multitud de pasos: el cangrejo, el robinson, el patín, el reloj, el plátano bien parado, el sube y baja, la resbaladilla, el columpio, el gusanito, el gusanote, el abajo tú y arriba yo, el de ladito es mejor, el ponte blandita que ya voy a entrar, el vete adelante que voy para atrás, el poquito a poquito, el tren, el puente, el paseadillo, el trompo, el molinillo, el molcajete, el ya mero, ya mero, el apriétame que yo te aprieto,el todo adentro, el nada afuera, la campanita, el muévete mucho, el pajarito, el se hace chiquito y se hace grandote, la paloma, el se abre y exprime, el bocarriba, el bocabajo, el de costado...
Enseguida se acostaron y levantando de costado la mitad de su cuerpo, mirando hacia donde sale el sol, con las manos en su corazón y las piernas semidobladas, iniciaron su meditación.
"En fin, por no ser tan prolijo en contar la tormenta como ella lo fue en su porfía, digo que cansados, hambrientos y fatigados con tan largo rodeo, como fue bajar casi toda la isla de Sicilia, llegamos a Trípol de Berbería, adonde a mi amo (antes de haber hecho con sus levantes la cuenta del despojo, y dádoles lo que les tocaba, y su quinto al rey, como es costumbre) le dio un dolor de costado tal, que dentro de tres días dio con él en el infierno.
ASTROV. -La tormenta pasa de refilón; nos coge sólo de costado... Me marcho y..., por favor..., ¡no vuelva a llamarme para que visite a su padre!