Ejemplos ?
¡Cómo va a ser mío to esto! Es, te digo, de la señá Rosalía, que de aquí a un rato vendrá a recogerlo. -To eso es mentira te digo yo.
Queda aún mucho trabajo y mucho quedará, y ni de aquí a mil siglos no hará ningún nacido a quien le sea cerrada toda ocasión de añadir alguna cosa.
Durante un rato el horror de morir allí, miserablemente solo, lejos de su madre y sus amigos, le cohibió todo medio de defensa. —¡Voy a morir ahora!... ¡De aquí a un rato voy a morir!... ¡Ya no puedo mover la mano!...
¡Pido sólo una hora! ¡Diez minutos nada más! Porque de aquí a un instante... ¡Oh, si aún tuviera tiempo de desatar al fogonero y de enterarlo!...
Piensa que tu estado es el que nuestro Virgilio presta a aquella profetisa agitada y pinchada y llena de un espíritu extraño a ella Vas de aquí allá para expulsarte el peso que soportas, que resulta más molesto con el mismo movimiento, así como en la nave los fardos inmóviles pesan menos; movidas de aquí a allá, hunden el lado en el que cargan.
Mis pacientes, a los que comprometía a referirme todo lo que con respecto a un tema dado se les ocurriera, me relataban también sus sueños, y hube de comprobar que un sueño puede hallarse incluido en la concatenación psíquica, que puede perseguirse retrocediendo en la memoria del sujeto a partir de la idea patológica. De aquí a considerar los sueños como síntomas patológicos y aplicarles el método de interpretación para ellos establecido no había más que un paso.
-Pos no se platique más del asunto -dijo el Temblores con acento decidido, y ya saben ustedes que de aquí a dos o tres meses me caso con Angustias la Serrana.
-Eso es cierto -dijo el marido- pero démonos tiempo, pensemos de aquí a mañana por la mañana, las tres cosas que nos son más necesarias, y luego las pediremos.
La elaboración onírica simboliza generalmente con animales salvajes los instintos apasionados -del soñador o de otras personas- que infunden temor al sujeto, o sea, con un mínimo desplazamiento, las personas mismas a que dichos instintos corresponden. De aquí a la representación del temido padre por animales feroces, perros o caballos salvajes -representación que nos recuerda el totemismo- no hay más que un paso.
Y como pensé esto, y si sus lo hubiera dicho, ustedes no hubiesen acertao nunca, pos hice lo que hice y tomé el portante, y no te apures tú por na, prenda mía, que de aquí a dos años no me voy a cambiar yo ni por el capitán general que me ha tocao por mi suerte».
"La falta de no tener un estrolabio ni de haber en esta comarca, no he tomado la altura de Zaruma, pero la poca distancia que hay de aquí a ella y certificarme está esta ciudad (Loja) a cuatro grados, juzgo será el mismo el de aquellas minas, y por ser quasi un temple, aunque el invierno toca en algo caliente sin fastidio y con continuación de aguas.
Cuando se le dijo al escultor que se parecían poco a las personas reales, contestó: «¿Y quién se dará cuenta de aquí a diez siglos?».