de última hora

Traducciones

de última hora

hot
Ejemplos ?
Al enterarse de que los alemanes no pensaban retirarse hacia el oeste sino luchar, los jefes del ROA decidieron entregar su apoyo a los partisanos checos, esperando vanamente que esta alianza de última hora les permitiría a los hombres de Vlasov rendirse a los estadounidenses.
Sin embargo, un evento de última hora lo pondrá en una encrucijada: su amigo Future lo inscribió nuevamente en una batalla de rap, que se desarrollará la misma noche en que por fin le otorgaron trabajo extra.
Por ello es muy fácil que el geek esté inmerso en redes sociales, juegos online multijugador o MMORPG, LARP, chats, etc. La anteriormente citada neofilia del geek lo convierte en un consumidor compulsivo de tecnología de última hora.
Los valdenses primitivos rechazaban la veneración de imágenes, la transubstanciación, la existencia del Purgatorio, la veneración a María, las oraciones a los santos, la veneración de la cruz y de las reliquias, el arrepentimiento de última hora, la necesidad de que la confesión se haga ante sacerdotes (ellos practicaban un tipo de confesión ante Dios guiados por sus “barbas” o predicadores itinerantes), las misas por los muertos y las indulgencias papales.
Aparecieron como reemplazo de última hora de sus compañeros en EMI, Queen, siendo provistos de bebidas mientras esperaban para aparecer.
José López Portillo 1º de mayo de 1986 Giras, despedidas, decisiones de última hora, discursos y empaques, consumieron los últimos tiempos de mi mandato.
No consideramos necesario especificar nombres y números de carnet confederal dado que siempre puede haber cambios de última hora por motivos laborales o profesionales, y estos datos no afectan a la marcha de los preparativos del congreso.
A nosotros nos preocupa, y con esto termino, que estos cambios de última hora hayan obligado a algunos compañeros diputados del Partido Revolucionario Institucional a modificar también su argumentación que de una u otra manera hicieron pública.
Como se recogen los restos gloriosos de una bandera salvada en una derrota, Fernando me recogió a mí, me sacó del teatro y me llevó a nuestra tertulia, de última hora, en un gabinete reservado de un café elegante.
Aquella mañana en que vimos detrás de la vidriera de la entrada al mísero piamontés del arpa disputar en vano al viento y a los chaparrones el privilegio de halagar las orejas de los comensales, la animación biliosa de última hora había crecido en razón directa del mal humor taciturno con que el almuerzo había comenzado.
Y que no me digan que se hizo más o se hizo menos, porque a “tan eximios” y “tan excelsos patriotas” de última hora, bien podía habérseles exigido que agarraran su fusil y se hubieran ido a pelear desde el principio (APLAUSOS).
La solución fue constitucional porque se ciñó a las disposiciones de nuestra carta fundamental y al contrario de numerosos antecedentes en el país, no se recurrió a la reforma de dicha carta para convertir en constitucionales conveniencias de última hora, la solución fue ajustada a los principios sobre la materia, porque no solo se respetó, sino que se enalteció la esencia del sufragio, o sea, el voto directo, universal y secreto, al facilitar la oportunidad de votar, dejar plena libertad para que el elector optara por lo que creyera conveniente y preservarlo de la intervención perjudicial del agente electorero cuyos apetitos personales o los de aquellos a quienes está subordinado, lo llevan muchas veces a lesionar los intereses de la Nación.