deán


También se encuentra en: Sinónimos.

deán

(Del fr. ant. deiien < doyen < lat. decanus, jefe de una decena de monjes.)
1. s. m. RELIGIÓN Párroco de la parroquia más importante de una ciudad, en la iglesia católica.
2. deán de la catedral RELIGIÓN Funcionario eclesiástico de cargo inferior al del obispo, en la iglesia anglicana.
3. deán del cabildo RELIGIÓN Presidente del mismo.

deán

 
m. El que preside el cabildo después del prelado.

deán

(de'an)
sustantivo masculino
religión párroco de una catedral, en la iglesia católica El deán fue el encargado de celebrar la misa solemne.
Traducciones

deán

dean

deán

Dean

deán

Dean

deán

Dean

deán

Dean

deán

Dean

deán

عميد

deán

Dean

deán

Dean

deán

Dean

deán

ディーン

deán

deán

Dean

deán

SM (Rel) → dean
Ejemplos ?
En tal virtud, el 7 de setiembre llegaba a nuestro puerto en la fragata inglesa “ Nancy ” para seguir las gestiones empeñadas el Deán Funes, Sarratea y los doctores Paso, García Cossio y Julián Pérez y con ellos venía recién para los patriotas del sitio la noticia de los planes de transacción del Superior Gobierno.
Cuando el abad arrodillado ante el altar cantaba: – Sancte Johannes ora pro nobis –entendió claramente–: –¡Oh, coglione! »–¿Qué pasa ahí arriba? –exclamó el deán al ver moverse el relicario. – El santo hace diabluras, –respondió el abad.
Haber desempeñado durante dos años alguno de los cargos que a continuación se expresan: Presidente o Fiscal de la Audiencia territorial de Puerto Rico; Director del Instituto de San Juan; Consejero de Administración del antiguo Consejo de este nombre; Presidente de las Cámaras de Comercio de la Capital y de Ponce; Presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País de Puerto Rico; Presidente de la Asociación de Agricultores; Decano del Ilustre Colegio de Abogados de la Capital; Alcalde de San Juan o Presidente de la Diputación provincial durante dos bienios; Deán del Cabildo Catedral.
Item más, declaro que está en esta en mi casa en un cofre grande, cierta cantidad de tomines que Su Majestad me hizo merced para este Colegio de San Niculás, mando que el deán y Cabildo de esta nuestra Sancta Iglesia, los gasten en la edificación y reparo de dicho Colegio, y están los dichos tomines en un cofre de dos llaves.
Item delaro y es mi voluntad que se vean las Reglas y Ordenanzas que yo tengo hechas en el Hospital de santa Fe, así en el de México como en el de Mechoacán, para que vistas se guarden y cumplan como en ello está declarado, porque aquello es mi voluntad y para aquel efecto las he hecho y no se exceda en cosa alguna, y el Deán y el Cabildo de nuestra Santa Iglesia tenga cuenta y razón de cómo se guarden y cumplan las dichas ordenanzas.
En cuanto al momento de la ex­plosión, fijémoslo para el viernes a mediodía en punto. A esa hora el deán está siempre en su casa.
Peter estuvo lleno de una verdadera multitud de personas de la más elevada alcurnia. Ofició de un modo conmovedor el deán de Chichester.
---- A nuestro Muy Venerable Señor Deán y Cabildo Metropolitano. Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Siendo públicos e ineludibles los deseos de independencia del Gobierno Español que por escrito y de palabras ha manifestado el pueblo de esta capital: recibidos por el último correo diversos oficios de los Ayuntamientos constitucionales de Ciudad Real, Comitán y Tuxtla, en que comunican haber proclamado y jurado dicha independencia excitan a que se haga lo mismo en esta ciudad: siendo positivo que han circulado iguales oficios a otros ayuntamientos: determinado de acuerdo con la excelentísima diputación provincial, el Ilustrísimo Señor Arzobispo, los señores individuos que diputasen la Excelentísima Audiencia Territorial, el venerable señor Deán y Cabildo Eclesiástico...
Con todo el respeto que nos merecen la honorabilidad y la reputación del señor Deán del coro de Arequipa, y arrostrando el peligro de que se nos eche en cara nuestra insignificancia para juzgar un trabajo que lleva por garantía firma tan au- torizada, vamos á permitirnos consignar someramente las ob- servaciones que su lectura nos ha sugerido.
A la conversión de los naturales a nuestra santa fe e creencia ha mucho ayudado con su dotrina e predicación el bachiller en teología Rodrigo González, clérigo presbítero, hermano de don Diego de Carmona, deán de la Santa Iglesia de Sevilla, como últimamente escrebí a V.
A la conversión a nuestra santa fe y creencia de los naturales ha mucho ayudado con su dotrina e predicación el bachiller en teología Rodrigo González, clérigo presbítero, hermano de don Diego de Carmona, deán de la Santa Iglesia de Sevilla, como últimamente escrebí a Vuestra Alteza con Alonso de Aguilera.