Ejemplos ?
En cuanto al Naturalismo practicado por Pardo Bazán, como el de Galdós, frente a los principios ideológicos y literarios de Zola, acentuaba la conexión de la escuela francesa con la tradición realista española y europea, lo que le permitía acercarse a un ideario más conservador y católico en lo que respecta a ella, que nunca abandonó el catolicismo, por más que admitiera las bases ideológicas del determinismo social y darwinista.
Dawkins aventura una teoría (como darwinista que es): en el caso de nuestra especie, la selección natural (la supervivencia de los mejor adaptados) favorece la credulidad ingenua de los niños, penalizando una actitud mental experimental y escéptica a esa edad.
Sin embargo, y a pesar de haber sido catalogado por algunos pensadores como "darwinista social", Spencer no aceptaba la teoría de Darwin, proponiendo una versión del lamarquismo, de acuerdo a la cual los «órganos» se desarrollan por su uso (o degeneran dado la falta de uso) y esos cambios se transmiten de una generación a otra.
De Beer acuñó el término evolución clandestina, que ayudó a explicar los cambios repentinos en el registro fósil, tan extraños al gradualismo darwinista: si una novedad ha evolucionado gradualmente en una forma juvenil animal, entonces su desarrollo no aparecerá en el registro fósil, pero si las especies han sufrido neotenia (una forma de paedomórfosis en la que la edad de la madurez sexual se precipita), entonces el rasgo aparecerá repentinamente en el registro fósil, a pesar de haber evolucionado gradualmente.
Otros aseguran que Adolfo Hitler y Benito Mussolini fueron seriamente influenciados por las implicaciones teóricas y metodológicas en la teoría darwinista social, y a menudo vinculan la teoría evolutiva y la ideología darwinista social, con la posterior generación de racismo (basada en una supuesta superioridad e inferioridad entre seres humanos), la posterior creación del nacionalismo, la propagación de la política neoimperialista y su incorporación en los pilares ideológicos del fascismo y el nazismo que derivó en consecuencias fatales cuando se le dio aplicación política a la idea de la "supremacía del más fuerte".
Muchas obras de Nietzsche hablaban de una moral de señores y esclavos, de la voluntad de poder, o algo más fuerte que vence lo más débil, de la adaptación darwinista y de la voluntad de vivir.
UU.), es un biólogo celular estadounidense, considerado una de las principales y más controvertidas voces en la nueva biología, contraria al paradigma darwinista y partidaria de que el entorno y la cooperación (tesis de Lamarck) y no los genes son el auténtico motor de la vida.
Muchos de sus ensayos de béisbol fueron recopilados y publicados póstumamente en Triumph and Tragedy in Mudville (2003). Aunque un orgulloso darwinista, era menos reduccionista que la mayoría de los neo-darwinistas.
Por otra parte, el entusiasmo del siglo XIX por el tamaño del cerebro como medida de la capacidad humana, defendido por algunos científicos remarcables (como el primo de Darwin Francis Galton y el neurólogo Francés Paul Broca) llevaron a Fiske a creer en la superioridad racial de la “raza anglosajona”. Sin embargo no hay bases firmes sobre las que apoyar la aserción de que Fiske era un racista o un darwinista social genuino.
Baldwin concibió lo que llamó herencia orgánica como una reconciliación entre las evoluciones lamarckista y darwinista: la habilidad de los individuos para aprender puede guiar los procesos evolutivos, facilitando la evolución, puliendo el paisaje adaptativo.
“La biogeografía de Darwin y Wallace predominaría por casi un siglo, aniquilando la idea de la dispersión en esta ciencia y circunscribiéndola básicamente a aspectos ecológicos” El fin de la llamada biogeografía Darwinista termina en la etapa de la biogeografía contemporánea, donde se buscan los factores que anteriormente se dejaban como productos del azar, además como en todas las ciencias, se ven cambiadas por el desarrollo tecnológico y del pensamiento, en este caso se toma en cuenta la teoría tectónica de placas, se tiene la tecnología para el análisis filogenético, y se rechazan algunas teorías que se consideran obsoletas.
Lejos del formato duro que adoptaría el género en el siglo siguiente, la ciencia ficción fue para Holmberg una excusa para ejercer la crítica de costumbres, la ironía moral y la especulación en clave darwinista; en esta novela, el señor Nic-Nac viajaba a Marte de forma astral, y sus desventuras en aquel planeta permitían a Holmberg burlarse de sus contemporáneos.