Ejemplos ?
Cada vez más interesado por el cine, Sergio Citti abandona su profesión de pintor de brocha gorda y comienza a darle vueltas a la posibilidad de dirigir.
Ricardo empieza a darle vueltas al asunto, y Kiko le dice: "¿Por qué no cogemos estrofas de Lorca, aunque sean de diferentes poemas y le damos a su poesía la música flamenca que está pidiendo a gritos?".
Tras darle vueltas, se aprobó la segunda propuesta de José Antonio Gómez-Luengo en 1969, cumpliendo en la misma las exigencias que se le pedían en el proyecto: Treinta viviendas para colonos.
nada, todos los días lo mismo. No había Metafísica; no había que darle vueltas. Es más, un periódico muy grande, a quien perseguía mucho el Gobierno por avanzado, publicaba artículos satíricos contra los ostras que creían en la psicología vulgar, y los equiparaba a los reaccionarios políticos.
y ninfos que vagan por las selvas: así al Autor Supremo le plugo que nacieran, y así serán y han sido... Y no hay que darle vueltas.
Y el Tamorlán de Persia con todos sus divanes, sus opios y sus siestas, se agitan en la mente... y no hay que darle vueltas. No creas, pobre Fabio, que en solitaria selva un Títiro sensible con una Galatea se pasa la mañana tendido a pierna suelta, tocando el caramillo, sin reparar siquiera que tiene la zagala muchísima canela...
Mohíno y el rabo entre piernas metiose en la cocina; se fue al asador, comenzó a darle vueltas e hizo el firme propósito, que cumplió, de rechazar en adelante toda tentativa de holgazanería.
No hay que darle vueltas, amigo; la literatura está en su terreno, y es un signo de su restauración cuando se arrastra por los estrados y los talleres de las modistas; y el literato dejará de llenar su misión sobre esta tierra de miserias mientras no se consagra en cuerpo y alma a comentar chismes, a publicar mentiras y profanar la lengua de su patria o a renegar de ésta si la dificultad se apura un poco.
Me siento como cuando leí una vez una estadística que decía algo así como “si sacas algo, habrá un 5% de la gente a la que le encantará, un 5% que lo odiará y un 90% que verá de qué va y que no le dará más importancia”. No darle vueltas a lo bueno o a lo malo es un buen truco.
Por lo tanto le echo un vistazo, pero en el momento que veo que empiezo a darle vueltas o empiezo a pensar demasiado en ello, lo dejo y pienso que, pase lo que pase, solo tengo que hacer mi trabajo lo mejor que pueda y ser una persona sincera y honesta.
Entonces decidí que quería averiguarlo, así que escribí Salem's Lot, que fue originalmente titulada como Second Coming." King se explaya sobre esta época en su ensayo para la revista Adeline titulado "On Becoming a Brand Name" (Feb 1980): "Empecé a darle vueltas a la idea en mi mente, y comenzó a tomar forma una posible novela.
La corriente de aire puede darse mediante un pequeño ventilador o poniendo el termómetro en una especie de carraca para darle vueltas.