Ejemplos ?
Al dar la espalda para salir y desaparecer así los ojos aquellos, fuentes de misteriosa luz espiritual, sintió Augusto que la ola de fuego le recorría el cuerpo, el corazón le martillaba el pecho y parecía querer estallarle la cabeza.
Se levantó, haciendo ondular la cola de su graciosamente desmañado traje de interior, de «meteoro» malva, con bordados acachemirados y flequillos de seda floja; y, al dar la espalda a su interlocutor (aquel Francisco Javier Solano con el cual había flirteado tantas veces en tan diversas ocasiones), pudo él notar la plenitud que los treinta y tres años habían prestado a las bellas formas de Irene y el esplendor de su nuca, donde nacían, entre nácares y marfiles, rebeldes rizos cortos, aborrascados, como si un soplo ardiente los encrespase.
Fumar demasiado cerca. Fruncir el ceño o la boca en un rictus rígido. Dar la espalda en el mismo instante de terminar una conversación.
Algunas violaciones de las reglas pueden ser: Uso de técnicas ilegales. Evitar la lucha. Dar la espalda al combate. Quejarse de una decisión arbitral.
Las empresas de capital riesgo de Estados Unidos han decidido dar la espalda al etanol procedente del cultivo de maíz e invertir en productores que utilicen algas, residuos forestales y agrícolas u otro tipo de residuos.
«Como los aliancistas, los llamados autoritarios españoles también se preciaban de dar la espalda al poder político y al Estado» y como ellos «pensaban que todo lo que había que hacer era cuidar la organización obrera, pues sólo ella, al ser trasunto de la sociedad futura, podía acercar la hora de su advenimiento».
El Santo Padre invitó a los jóvenes a "estar alerta a los signos de dar la espalda a la estructura moral que Dios ha dado a la humanidad" y a "reconocer que la dignidad innata del individuo se asienta en su identidad más profunda, como imagen del Creador y que, por eso, los derechos humanos son universales, basados en la ley natural y no en algo que depende de negociaciones o condescendencia, ni tanto menos del compromiso.
«La actuación de Welles», afirmó, «es la de un disoluto y torpe Santa Claus callejero». Penélope Houston dijo que era «una película que parece dar la espalda a la brillantez».
en el doblaje al castellano) para luego, dar la espalda a la cámara, caminar unos pasos y voltear a su izquierda diciendo: "Pleasant dreams".
No debe confundirse con la perspectiva aspectiva o la ley de frontalidad En el teatro, también se aplica un criterio similar al frontalismo, pues los actores no deben dar la espalda a los espectadores.
Pasados estos años más afortunados, la suerte desde el punto de vista comercial volvió a dar la espalda a Bo, que sin embargo perseveró y no dejó en ningún caso de grabar y actuar.
Es importante saber que no es posible realizar fotografías a personas con la estatua de Buda detrás, ya que nunca se le debe dar la espalda para tomar una foto.