dañar a


Búsquedas relacionadas con dañar a: damnificar
Traducciones

dañar a

bedetrimentalto, detractfrom, doharmto, harm
Ejemplos ?
Los grupos químicos más sobresalientes de pesticidas son: Son mezclas que tienen una gran persistencia ambiental y con una gran capacidad de dañar a las personas, por lo que muchos de ellos fueron prohibidos y seriamente restringidos en distintos países.
Lo mismo se aplica a los depósitos de explosivos o combustibles fácilmente inflamables, de materias húmedas o infectas, y de todo lo que puede dañar a la solidez, seguridad y salubridad de los edificios.
Entonces los aqueos habrían tomado a Troya, la de altas puertas, por las manos de Patroclo, que manejaba con gran furia la lanza, si Febo Apolo no se hubiese colocado en la bien construida torre para dañar a aquél y ayudar a los teucros.
Los tiros de todos ellos, sea cobarde o valiente el que dispara, no yerran el blanco, porque Zeus los encamina; mientras que los nuestros caen al suelo sin dañar a nadie.
Clara es, por lo tanto, la obligación de proteger cuanto posible todo lo que pueda mejorar la condición de los obreros: semejante providencia, lejos de dañar a nadie, aprovechará bien a todos, pues de interés general es que no permanezcan en la miseria aquellos de quienes tanto provecho viene al mismo Estado.
Creíase fuerte para dominarle y para imponérsele. No es que él quisiera dañar a los animales inocentes que no le habían atacado. Es que el instinto del hombre es el de adueñarse de la tierra que pisa.
Con esto me fuy. No sé si pudo dañar a Gonçalo la fiesta que al perdido se hizo, porque, a trueco de comer, se fuera cada día el suyo.
Estas personas, quizás ensoberbecidas erróneamente por la prudencia de las autoridades, no quisieron reconocer que su movimiento original había triunfado; endurecieron aún más su intransigencia y persistieron en dañar a la Universidad.
Figuran en ellas los más altruista y excesivamente exaltados, y al lado de estos, como donde quieran que se reúne un gran número de hombres, seres amorales, deseoso de dar rienda a sus malos instintos comprimidos, que espían los disturbios para dañar a mansalva a sus semejantes, sin preguntarse a quienes ni por qué.
Por contra, no cuenta como un eco perjudicial el dañar a alguien si —sin fuerza o fraude— el individuo afectado consiente asumir el riesgo.
Posteriormente, en «Robots e Imperio», un robot desarrolla lo que se llama la «Ley Cero de la robótica», que establece que «un robot no puede dañar a la Humanidad, o, por inacción, permitir que ésta se ponga en peligro».
Estos robots podían ser enfrentados a situaciones en las cuales se vieran en un conflicto con sus leyes. Una de las situaciones más sencillas se da cuando un robot debe dañar a un ser humano para evitar que dos o más sufran daño.