díptico

díptico

(Del gr. dis, dos + ptyke, plegadura.)
1. s. m. ARTE Cuadro o bajorrelieve formado por dos paneles, fijos o móviles compró un pequeño díptico esculpido en marfil que databa del siglo xiii.
2. Tablas articuladas por una bisagra, cubiertas interiormente de cera para escribir en ellas con un esti-lete.
3. RELIGIÓN Tablillas sobre las que se escribían los nombres de obispos, mártires y bienhechores, a los que debía mencionarse durante los oficios.
NOTA: También se escribe: díptica, díptica

díptico

 
m. Díptica (tabla).
Cuadro o bajorrelieve formado por dos tableros que se cierran como las tapas de un libro.

díptico

('diptiko)
sustantivo masculino
1. arte cuadro formado por dos paneles, fijos o móviles un díptico de la escuela flamenca
2. printing papel doblado por la mitad que se usa como propaganda díptico institucional
Traducciones

díptico

диптих

díptico

dittico

díptico

Diptychon

díptico

diptyque

díptico

Diptiek

díptico

Dyptyk

díptico

Δίπτυχο

díptico

Diptych

díptico

Diptyykki

díptico

Diptyk

díptico

SM
1. (Arte) → diptych
2. (Com) → leaflet
Ejemplos ?
Su encuentro con el libro Los pintores italianos del Renacimiento de Bernard Berenson y con la obra de Paolo Ucello (especialmente con el díptico de la Batalla de San Romano en la Galería Uffizi) serán determinantes para su experimentación con el volumen en la pintura, especialmente por la noción de "valores táctiles" y tridimensionalidad que Berenson le adjudica a Ucello y Giotto en sus obras.
Los dos libros siguientes constituyen una de las obras más ambiciosas de Hergé: el díptico compuesto por El secreto del Unicornio y El tesoro de Rackham el Rojo, en el cual es evidente la influencia de la clásica novela de aventuras La isla del tesoro de Stevenson.
Poemas de vario tiempo y lugar (2011) Pretérito perfecto y otras piezas breves (1996) Aprendices de fantasma (1997) Media vida (2001) Café Arcadia (2003) Sueño, fantasmagoría (2005) Alrededores del paraíso (2008) Lecturas y lugares (2011) Poesía española (1982-1983) (1983) La segunda generación poética de posguerra (1986) Díptico pessoano (1990) La poesía figurativa (1992) "La poesía", en Jordi Gracia et alii, Los nuevos nombres: 1975-2000 (1992; 2ª ed.
La revisión de La isla negra se hizo sobre todo pensando en su edición en el mercado británico, ya que se habían detectado numerosas inexactitudes en la ambientación en Escocia del álbum, y De Moor se desplazó al Reino Unido para realizar un minucioso trabajo de documentación. En el díptico sobre el viaje a la Luna, se deben a su mano el diseño del célebre cohete y los paisajes lunares.
Concluida la publicación de este díptico narrativo, Hergé decidió retomar, ocho años después, la aventura que había quedado interrumpida en 1940 a causa de la invasión alemana, En el país del oro negro.
El primer trabajo de los Estudios Hergé fue un nuevo díptico narrativo en que por primera vez su personaje realizaba una incursión en el terreno de la ciencia ficción, el constituido por los álbumes y Aterrizaje en la Luna, que se publicaron en la revista Tintín entre el 30 de marzo de 1950 y el 30 de diciembre de 1953.
El Díptico se dispuso en la capilla funeraria de Agnès Sorel en la catedral de Melun, con la intención de facilitar su entrada al Reino Celestial.
Pero las obras capitales de la escultura bizantina son las pequeñas obras, dípticos y cajas, talladas en marfil, destacándose el díptico Barberini, Museo del Louvre, del siglo V, o la célebre Cátedra del obispo Maximiano, en Rávena, tallada hacia el año 533 sobre placas de marfil con minucioso trabajo.
En el interior de la iglesia podemos encontrar un gran retablo de Paolo Varonese de 1588 y también un díptico del pintor Bittino da Faenza del 1409.
Los antiguos utilizaron el marfil para sus escritos. Crisoelefantino Extinción Mercado negro Tagua Díptico Barberini Eboraria Ajedrez de la isla de Lewis
El rey se encendió en ira al oírla; y si bien se abstuvo de matar a aquél por el religioso temor que sintió su corazón, le envió a la Licia, y haciendo en un díptico pequeño mortíferas señales, entrególe los perniciosos signos con orden de que los mostrase a su suegro para que éste le hiciera perecer.
Embozados en las capas o sumidos en el cuello de piel del abrigo, los buenos señores discutían tenazmente, una semana entera, acerca de un plato mudéjar o de un díptico gótico.