dídimo


También se encuentra en: Sinónimos.

dídimo, a

(Del gr. didymos, gemelo.)
1. adj. BOTÁNICA Se aplica al órgano vegetal que está formado por dos lóbulos iguales y simétricos.
2. AGRICULTURA Se refiere a los frutos de huerta apareados.
3. s. m. BIOLOGÍA Cada una de las dos glándulas masculinas donde se producen los espermatozoides o células reproductoras de los animales. testículo
Sinónimos

dídimo

sustantivo masculino
Ejemplos ?
328) San Atanasio (h. 295–373) Osio de Córdoba (256–357) Hilario de Poitiers (315–367) Dídimo el Ciego (h. 313–398) Otros temas: Apolinarismo San Antonio (el ermitaño) (h.
Entre los principales testimonios alejandrinos están incluidos mathfrak P 66 y citaciones de Orígenes, Entre los testimonios secundarios están incluidos los manuscritos C, L. 33 y los escritos de Dídimo el Ciego.
(Mr 3:17) Felipe de Betsaida Bartolomé, hijo de Talemai, llamado también Natanael de Caná. Tomás, también llamado Dídimo o Mellizo.
El origenismo de Dídimo, que le llevó a defender el De Principiis de Orígenes como totalmente ortodoxo, fue la causa que empañó su fama después de su muerte.
En sentir de Günthór, solamente Dídimo pudo haberlos escrito. Nada queda de su obra escrita en defensa de Orígenes de la que se tiene noticia tan sólo por el testimonio de Sócrates.
Hay que reconocer que Dídimo es hijo de su tiempo y que su enseñanza, por tanto, se centra en torno a lo que fue tema del entonces: Trinidad, Cristo y Espíritu Santo.
San Juan Damasceno hace referencias al Ad Philosophum y De incorporeo de las que cita unos pasajes en su Sacra Parallela. Según San Jerónimo Dídimo escribió una obra sobre la muerte de los niños.
Dídimo el Ciego (Alejandría, h. 313 - ibíd., 398) fue un escritor eclesiástico del s. IV, jefe de la escuela catequética de Alejandría y, no obstante su ceguera, guía doctrinal y espiritual de mucho renombre.
Rufino de Aquilea describe lo que fue su dura vida de trabajo diciendo que: Dídimo residió siempre en Alejandría, de cuya Escuela fue presidente a petición de Atanasio.
Existen asimismo cuatro fragmentos sobre Jeremías y dos sobre Daniel 2,34. Dídimo compuso un comentario en cinco libros al libro de Zacarías y otro al profeta Oseas.
Existe una doble opinión en lo que a su estado de vida se refiere: la de los que afirman que Dídimo quedó siempre seglar, casado y padre de familia, basados en el De Trinitate, 3,1 y la que sostiene que vivió una vida casi eremítica, retirado a las puertas de Alejandría con otros numerosos anacoretas.
La llamada "cadena de Nicéforo" y algunos de los papiros descubiertos en Toura (Egipto) contienen fragmentos de interpretación de Dídimo al Génesis; la misma cadena de Nicéforo contiene algunos fragmentos sobre el Éxodo.