débilmente

Traducciones

débilmente

faintly, weakly

débilmente

ADV [sonreír, golpear, moverse] → weakly; [protestar, quejarse] → half-heartedly; [lucir, brillar] → dimly
Ejemplos ?
Intentó vagamente un paso adentro, y quedó quieto. Metióse las manos en los bolsillos y miró detenidamente aquella inextricable maraña, silbando débilmente aires truncos.
Cárdeno el rostro, morado, Los lábios frios, y lleno De manchas que del veneno Señal evidente son; Estaba ya el miserable, Pero vivo todavía Débilmente le latía Oprimido el corazon.
Pero los sabios replicaron que las piedras no se encogen. Su calor irradiaba persistentemente, y Nahum declaró que había brillado débilmente toda la noche.
Estaba acostada, más blanca que la almohada sobre la que reposaba la cabeza. Sonrió débilmente al reconocerme y me tendió una mano.
Y habla visto algo que se alzaba débilmente para hundirse de nuevo en el lugar desde el cual el informe horror habla salido disparado hacia el cielo.
-¿No quiere usted tomar nada? -pregunté, con cariño en la voz. -No tengo ganas -respondió débilmente-. Sabino comerá por mí y por él...
Un arco rehundido en el muro, en el fondo del cual se veía la imagen del Redentor enclavado en la cruz y con una calavera al pie; un tosco cobertizo de tablas que lo defendía de la intemperie, y el pequeño farolillo colgado de una cuerda, que lo iluminaba débilmente, vacilando al impulso del aire, formaban todo el retablo, alrededor del cual colgaban algunos festones de yedra que habían crecido entre los oscuros y rotos sillares, formando una especie de pabellón de verdura.
Alcanzábase a Cádiz la opulenta Blanqueando débilmente entre la bruma, Sentada a flor del agua turbulenta, Como queda después de la tormenta Témpano errante de perdida espuma.
Aún pudo muy débilmente percibir el resplandor que iluminaba el espacio al huir la aparición; aún en su mente asombrada un momento se pintó de su bella Valentina la purísima ilusión; y aun su sien calenturienta ligeramente oreó al elevarse en los aires con sus alas de crespón.
Y había visto algo que se alzaba débilmente para hundirse de nuevo en el lugar desde el cual el informe horror había salido disparado hacia el cielo.
Por eso le respondí un poco aturdidamente: "-¿Qué pasa? ¿Han resucitado?" Traitering sonrióse débilmente: "-¡Ojalá hubieran resucitado!
La voz un poco aniñada se ungía con el mismo encanto que los ojos, mientras en la penumbra de la alcoba quedaba indeciso el rostro menudo, pálido, con ojeras. Yo murmuré débilmente, enterrada la cabeza en las almohadas: —Háblame, hija mía.