cuzco


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con cuzco: lima

cuzco

s. m. Perro pequeño.

Cuzco

 
Departamento de la región Sur de Perú; 76 225 km2 y 1 020 800 h. Cap., la c. homónima (264 400 h), la antigua metrópoli de los incas, considerada la cap. arqueológica de Sudamérica. Está bañado por el Vilcanota o Vilcamayo, río sagrado de los incas. Ocupa el corazón del antiguo Imperio inca y posee extraordinarios restos arqueológicos, como Machu Picchu.

cuzco

('kuθko)
sustantivo masculino
perro pequeño y ladrador Tenía un cuzco insoportable.
Traducciones

cuzco

botolo
Ejemplos ?
II En Julio de 1814 empezó á circular el runrún de que el brigadier Asunto concluido, apodo con que en todo el Sur del Perú era conocido don Gregorio, estaba designado i or el vi- rrey para reemplazar al brigadier Pomacahua en la presidencia de la real Audiencia del Cuzco.
Una de ellas sería, por ejemplo, la de que en los ya casi destruidos caminos rea- les del Cuzco á Quito, y que hasta hoy se llaman Camino del Inca á cada distancia de diez mil pasos colocaban una piedra ó sefíal especial.
Fatigada la gente por todo género de miserias, se dirigió al Ca- llao, y obtuvo en el Cuzco, de Hernando Pizarro, que lo au- torizase para reclutar gente y emprender la conquista de Ca- rabaya, aventtira en la que también fué desgraciado.
Sólo escaparon los indios de la parroquia de San Lázaro, que estos eran idos al Cuzco todos a hacer mita y servicio al Ynga, que si no también corrieran el trabajo y miseria que los demás.
Ynga Yupanqui, que estaba en el Cuzco y supo la lamentable ruina de aquella tierra, acudió luego con infinita gente que juntó, para remediarla del daño que pudiese.
Es entendido que las infractoras incurrían también en excomunión, pues en la ciudad de los Incas, ateniéndome á las muchas excomuniones de que hace mención el autor del curioso manuscrito Anales del Cuzco se excomulgaba al más guapo y á la más pintada por un quitame esa pulga que me pica.
El Arcediano del Cuzco, doctor Rivadeneira, era un viejo gruñón y cascarrabias, á quien por cualquier futesa se le subía san Telmo a la gavia, y que en punto á benevolencia para con el prójimo estaba siempre fallo al palo .
Pero no fué sólo la ambición el sentimiento que de impro- viso brotara en su alma. También estaba locamente enamorado de ima de sus confesadas, la hermosa Angela, hija de una res- petable familia del Cuzco.
Según Solórzano, en su Política Indiana, sólo una vez se vio acatada esta justiciera prescripción, y fué cuando, en el Cuzco, y en público cadalso, se cortó la mano á un español que abofeteara á un cacique.
L PADRE OROZ Allá por los no muy remotos años en que dominaba el Perú la usurpadora autoridad del general Santa-Cruz, existía, en el convento de franciscanos de la ciudad del Cuzco, un sacerdote, conocido con el nombre de padre Oroz y que gozaba de gran influencia en el pueblo.
Así recordamos por vía de ejemplo, que el resultado final de las invasiones inglesas de 1806 a nuestro Río de la Plata fue celebrado en México en el mejor apoyo popular y pompa pocas veces usadas, lo mismo ocurría en Bogotá, igual en Lima, en Cuzco, en Arequipa, etc.
La artillería que fue servida igualmente en los cinco reductos, conservó su buen nombre, y los individuos de ella, así del Cuzco como de Charcas son valientes y beneméritos, en cuyo caso se halla la compañía de granaderos de Potosí, y parte de las tropas de Puno que sostuvieron la izquierda, no siendo por éste menor el mérito que han contraído las demás destinadas a la trinchera, pues sus deseos eran tan vivos que llamaban á los Enemigos para tener parte activa en la acción; y cuando estos retrocedieron pasaron el foso y los persiguieron largo trecho a pie trayendome sucesivamente hasta el número de 20 soldados que de distintos cuerpos se han pasado a nuestro ejército.