cuticular

(redireccionado de cuticulares)

cuticular

adj. De la cutícula inflamación cuticular.

cuticular

 
adj. Relativo a la cutícula.
Traducciones

cuticular

cuticolare
Ejemplos ?
Con respecto a la anatomía: poseen cámaras de aire en hojas y tallos, los haces vasculares del pecíolo se presentan en forma de arcos en la estela, los plástidos del tubo criboso también tienen granos de almidón, las ceras cuticulares se presentan en agregados tubulares, los vasos están más o menos limitados a las raíces, y el pecíolo (y la vena media) poseen canales de aire alargados.
El pelo es fuerte porque las células cuticulares están unidas entre sí con una sustancia química compleja que actúa como cemento y las mantiene también unidas al córtex.
Indumento de pelos no glandulares largos, multicelulares y uniseriados o cortos con ramificación uniseriada (en candelabro), en fascículos de apariencia estrellada; pelos glandulares con capítulos globosos unicelulares. Ceras cuticulares sin cristaloides, con varillas y plaquitas.
También presentan flavonoles, flavonas y proantocianidinas. Ceras cuticulares muy diferentes a las de las ninfeáceas, basadas fundamentalmente en nonacosan-4,10-diol o nonacosan-5,10-diol.
A estos dos últimos también se les llama flagelómeros y contienen la mayor parte de los pelos (u otras estructuras cuticulares) sensoriales que contienen sensores químicos, térmicos y táctiles.
Una de las principales características de este grupo es la presencia de micrófilos, esto es de expansiones cuticulares similares a enanciones pero vascularizadas.
Hojas dorsiventrales, alternas o decusadas con bases decurrentes que forman pliegues internodales, simples, enteras (dentadas en Pachysandra), pecioladas (rara vez sentadas), sin estípulas, nerviación pinnatinervia, raramente triplinervia, básicamente broquidódroma en áreas tropicales, en otros casos eucamptódroma, cladódroma o craspedódroma, sobre todo en áreas subtropicales y templadas. Epidermis foliar cubierta de ceras cuticulares.
Por tanto, el número de coronas y ganchos, su tamaño, su forma y las espinas cuticulares antes comentadas sirven como criterios morfológicos para la identificación de las especies (aunque también se usan técnicas moleculares como la secuenciación de DNA ribosomal).
La superficie de las larvas, al igual que en los adultos, presenta hileras de espinas cuticulares que se hacen más escasas a medida que se alejan del bulbo cefálico.
La superficie exterior del gusano adulto es muy resistente y se denomina cutícula, de composición escleroproteica, normalmente lisa, aunque existen algunas especies con estriaciones o rugosidades cuticulares.
Extractos en disolventes de ceras de la cutícula contienen tanto las ceras cuticulares epicuticulares y, a menudo contaminadas con la membrana celular de lípidos de las células subyacentes.
Presentan un color rojizo o amarillento y están cubiertos de pequeñas espinas cuticulares (cuyo número, forma y disposición tiene importancia taxonómica).