curtido


También se encuentra en: Sinónimos.

curtido, a

1. adj. coloquial Que está fortalecido o tiene experiencia para afrontar determinados asuntos está muy curtido, por los palos que le ha dado la vida.
2. s. m. Cuero que ya ha sido adobado o aderezado.
3. Acción y resultado de curtir.
4. BOTÁNICA Corteza de ciertos árboles. casca

curtido, -da

 
m. Cuero curtido. Ús. más en plural.
tecnol. curtido de pieles Proceso químico y mecánico al que se somete la piel para conseguir las propiedades deseadas.

curtido, -da

(kuɾ'tiðo, -ða)
abreviación
1. persona inexperto que tiene mucha experiencia Es un hombre curtido en ese tema.
2. cutis, piel que está endurecido a causa del sol o del aire Los pescadores tienen la piel curtida.

curtido

(kuɾ'tiðo)
sustantivo masculino
1. tratamiento hecho a las pieles para hacerlas impermeables y resistentes curtido químico
2. cuero tratado de esta manera curtidos de zorro
Sinónimos
Traducciones

curtido

bronzage

curtido

looien

curtido

Дъбилни

curtido

garvning

curtido

日焼け

curtido

garvning

curtido

A. ADJ
1. [cuero] → tanned
2. [piel] → hardened, leathery; [cara] (por sol) → tanned; (por intemperie) → weather-beaten
3. (= experimentado) estar curtido ento be expert at, be skilled in
B. SM
1. (= acto) → tanning
2. (= cuero) → tanned leather, tanned hides pl
Ejemplos ?
Su cuerpo achaparrado, duro, lleno de ángulos y nudosidades asemejábale a una encina añosa, dotada por un capricho de la Naturaleza de la facultad de trasladarse; su rostro curtido por la intemperie, era del color de la tierra labrada; no parecía sino que un solo arado había hecho los surcos de la una y las arrugas del otro; como crece entre los surcos la cizaña, desigual, revuelta y salpicándolo a trechos, crecía la barba en la cara rugosa del viejo labrador; hasta su cabeza puntiaguda, coronada de cabellos blancos, recordaba los picos inaccesibles que se erguían sobre la montaña, cubiertos de nieves perpetuas.
Y el corazón generoso del mancebo, no curtido aún por el desengaño, temblaba, y sus lagrimales acabaron por humedecerse: rechazó el testamento fatal y dejó caer la cabeza sobre las cruzadas manos.
on Silvestre Seturas tenía cuarenta años de edad, plus minusve, y era todo lo alto, robusto, curtido y cerrado de barba que puede ser un mayorazgo montañés que no ha salido nunca de su aldea natal más allá de un radio de tres leguas, cabalgando en el clásico cuartago, al consabido trote cochinero, como dicen por acá, o al paso de la madre, expresándonos según los cultos castellanos...
Su boca, en fin, era la de un alano viejo; su frente desaparecía debajo de las avanzadas del pelo; su cara relucía como el cordobán curtido, y su voz, ronca como un trabucazo, tenía ciertas notas ásperas y bruscas como el golpe del hacha sobre la leña.
¿Qué no logran, sin embargo, la terquedad y la audacia de un mozo como yo, curtido en toda clase de aventuras y acostumbrado a los más peligrosos lances de amor y fortuna?
Mientras camina haciendo resonar sus zapatos claveteados sobre las piedras de la calzada, en el moreno y curtido rostro de El Guarén" se ve una sombra de descontento.
Igual respuesta he recibido en el carbón cuando fuimos a decirles a los trabajadores que allí, y por primera vez, ellos iban a intervenir en el proceso de la producción; que las minas de Lota-Schwager eran de los chilenos; que habíamos adquirido las minas; cuando les dijimos que el Estado de Chile, representante de ellos, era el dueño de esas minas. Yo vi en el rostro curtido de viejos mineros rodar las lágrimas de emoción.
La profesión médica tiene horas terribles, y por muy curtido que esté el corazón, se pasan las de Caín. Los materialmente compasivos y bondadosos sufren al ver dolores y agonías; los más refinados sufren en especial al comprobar los límites de la ciencia, lo nulo del saber, lo fatal de las leyes naturales...
Y aquella alma de bronce que no se había conmovido ante un cataclismo universal, aquel hombre curtido en los peligros, sintió desprenderse de sus ojos una lágrima, la primera que el dolor le había arrancado en su vida, y se alejó murmurando con la sublime resignación de los fatalistas: -¡Estaba escrito!
Pero de todos aquellos nombres, ninguno sonó tan recio como el de Tremontorio, el arisco y hercúleo marinero del Cabildo de Abajo, curtido por todos los climas y batido por todos los mares del mundo.
uando nos reuníamos en el café los nacidos en una misma tierra (por entonces no había centros regionales ni cosa que lo valiese), acostumbraba sentarse a nuestro lado un viejo curtido como cordobán, albardillado, recocido al sol, muy mal hablado, y que en sus ojos, todavía claros y de mirada fija, conservaba la vivacidad de la juventud.
Parece un modelo hecho a propósito por la Naturaleza para representar el mendigo de oficio, curtido por el sol de los holgazanes en los pórticos de las iglesias, en las lindes de los caminos.