currículo


También se encuentra en: Sinónimos.

currículo

s. m. Currículum, historial académico o profesional.
Sinónimos

currículo

sustantivo masculino
Traducciones

currículo

učební osnovy

currículo

læseplan

currículo

Lehrplan

currículo

opinto-ohjelma

currículo

programme

currículo

nastavni program

currículo

curriculum

currículo

カリキュラム

currículo

교육과정

currículo

curriculum

currículo

læreplan

currículo

currículo

currículo

läroplan

currículo

หลักสูตร

currículo

müfredat

currículo

chương trình học

currículo

课程

currículo

учебна програма

currículo

課程

currículo

SMcurriculum
Ejemplos ?
Por lo anterior, una práctica global, sociocultural y creativa de la educación, aplicada a todas las asignaturas del currículo escolar y proyectada en la producción por parte de los alumnos de los objetos-lenguaje arriba mencionados, apenas unos cuantos, hará servirnos de todas las operaciones cognitivas y metacognitivas; semánticas y sintácticas; pragmáticas y hermenéuticas, que es normal usar en la cotidianidad lingüística, con el propósito de que el estudiante desarrolle de modo paralelo sus capacidades o competencias comunicativas, manifieste semióticamente su universo personal y libere el temor a hablar o escribir por la amenaza de la crítica a cómo se expresa.
La elección del estudio o del uso del bable/asturiano como asignatura del currículo, en ningún caso podrá ser motivo de discriminación de los alumnos.
La lectura semiótica se constituye así en una necesidad apremiante en todo currículo escolar: Leer más allá de la letra; entre letras; sobre las letras; bajo las letras; en los imaginarios personales y colectivos.
Un ejemplo concreto de la estructura que podría adoptar el currículo de educación básica podría contener los siguientes elementos: PRIMER GRADO (4 a 5 años) Problema: ¿Cómo soy?
El procedimiento para la autorización de libros de texto a emplear en la enseñanza del bable/asturiano. El decreto de currículo en los distintos niveles educativos.
El currículo se complementa de acuerdo a las especificidades culturales y peculiaridades propias de las diversas instituciones educativas que son parte del Sistema Nacional de Educación; h.
Este deber se concreta, entre otras, en las siguientes obligaciones: a) Asistir a clase con puntualidad y participar en las actividades orientadas al desarrollo del currículo de las diferentes áreas o materias.
Si consideramos que los enfoques psicopedagógicos actuales de un sistema educativo adecuado para el siglo XXI, siglo informático por evidencia, fomentan la adquisición de competencias de investigación y estudio, sugeridas y constituidas por necesidades básicas de aprendizaje, según el nivel escolar, el desarrollo de las clases ha darse entonces con gran flexibilidad a partir de mundos de significaciones interesantes y reales para el alumnado en pos de desencadenar proyectos integradores, tanto operacionales como didácticos, que desarrollen contenidos interrelacionados en procesos de construcciones creativas donde puedan embonarse en secuencias didácticas, brotadas de situaciones significativas, los temas que un currículo determinado programe.
Es por eso que elaborar un currículo para la educación básica de doce años requiere tomar en cuenta tales características de los estados culturales actuales y de acuerdo con la psicología particular de las edades del educando; la de la segunda infancia, la de la tercera infancia y de la adolescencia, diseñarlo en una combinación dialéctica que arranque de la globalización de la enseñanza hacia la integración de las asignaturas por ámbitos de conocimiento y sus correlatos.
Garantizar la aplicación obligatoria de un currículo nacional, tanto en las instituciones públicas, municipales, privadas y fiscomisionales, en sus diversos niveles: inicial, básico y bachillerato; y, modalidades: presencial, semipresencial y a distancia.
Tal continuidad deberá quedar planificada en la articulación de un currículo flexible y coherente con las necesidades básicas del ser humano que vayan satisfaciéndose dialécticamente en el decurso de la práctica escolar, pues los alumnos se verán motivados a ello ante el apoyo programático que corresponda a su maduración.
El alumnado tiene derecho al estudio y, por tanto, a participar en las actividades orientadas al desarrollo del currículo de las diferentes áreas, materias o módulos.