curiosidad


También se encuentra en: Sinónimos.

curiosidad

1. s. f. Deseo de saber o enterarse de una cosa siente curiosidad por las matemáticas. interés
2. Interés por conocer los asuntos de los demás le preguntó su edad por curiosidad.
3. Actitud cuidadosa, ordenada o aseada es tal su curiosidad que no deja pasar ni un error. cuidado, primor, pulcritud
4. Condición de lo que está hecho con cuidado, esmero o pulcritud.
5. Cosa que causa interés, sorpresa o extrañeza. originalidad, rareza, singularidad
6. Cosa hecha con cuidado y esmero colecciona curiosidades en cerámica.

curiosidad

 
f. Calidad de curioso.
Cosa curiosa, rara, extraña.

curiosidad

(kuɾjo'siðað)
sustantivo femenino
1. deseo de averiguar o saber algo La curiosidad lo llevó a buscar en el pasado familiar su origen.
2. deseo que tiene alguien por averiguar sobre algo ajeno Tengo curiosidad por saber en qué trabaja mi vecina.
3. circunstancia u objeto que se considera digno de interés por su extrañeza Una de las curiosidades de la cuidad son los negocios de anticuarios.
4. cuidado y esmero en la manera de realizar cierta actividad Bordaba las mantillas con una curiosidad que llamaba la atención.
Sinónimos

curiosidad

sustantivo femenino
aseo, limpieza, pulcritud.
Aseo se aplica especialmente a personas, a la casa, etc.
Traducciones

curiosidad

curiosity, curio

curiosidad

Neugier, Neugierde

curiosidad

uteliaisuus

curiosidad

curiosité

curiosidad

curiosidade

curiosidad

الفضول

curiosidad

любопитство

curiosidad

zvědavost

curiosidad

nysgerrighed

curiosidad

סקרנות

curiosidad

好奇心

curiosidad

호기심

curiosidad

nyfikenhet

curiosidad

SF
1. (= interés) → curiosity; (= indiscreción) → inquisitiveness
despertar la curiosidad de algnto arouse sb's curiosity
estar muerto de curiosidadto be dying of curiosity
tenemos curiosidad por saber siwe are curious to know if ...
la curiosidad de noticias me llevó allíthe quest for news took me there
2. (= objeto) → curiosity, curio
3. (= aseo) → neatness, cleanliness
4. (= esmero) → care, carefulness, conscientiousness
Ejemplos ?
Pero algo en la forma o en el movimiento de aquel objeto, algo torpe en su andar, le dijo que no era un oso; el miedo refrenó la curiosidad, y el niño se detuvo.
Eran hombres; nada tenían pues de terrible, aunque algunos llevaran vestimentas que desconocía. Caminó libremente en medio de ellos, mirándolos de cerca con infantil curiosidad.
enetrado que hubieron en el cenador, defendido de la curiosidad de los que transitaban por la polvorienta carretera, por una a modo de tupida y laberíntica red de trepadoras y de campanillas azules, sentáronse aquellos tres próceres de los barrios andaluces alrededor de la amplia mesa, no sin antes haberse despojado de las americanas y de los amplios paveros.
En fin, en el ardiente deseo, la curiosidad, de los corazones de los jefes por la danza de Maestro Mago, Brujito estas palabras fueron dichas por Supremo Muerto.
Así, como comprendí que sentiría alguna curiosidad respecto a la identidad de la persona que había sobrepujado su inteligencia, pensé que era una lástima no dejarle un indicio para que la conociera.
Y los dos lacayos, observó Alicia, llevaban el pelo empolvado y rizado. Le entró una gran curiosidad por saber lo que estaba pasando y salió cautelosamente del bosque para oír lo que decían.
por Extraordinario la confirmacion de este Triunfo enérgico, cuyos pormenores interesantes he hecho extractar por la brebedad del tiempo, omitiendose uno ú otro detall, que excita poco nuestra curiosidad y atencion.
Los tiranos son grandes estudiantes de los semblantes; y el pueblo, cuando reinan, espía con atención las señas exteriores, para descansar la curiosidad ansiosa sin riesgo.
Y, parados ante la gruta, se postraron, estirando las jetas, con curiosidad simple y santa, con las manos alzadas, enclavijados los dedos callosos, y la madre de Fernandito, que no apartaba la vista de su hijo, creyó morir, de la impresión que recibía.
El muchacho se había incorporado, lentamente, y también en su mirada, como en la de los rústicos cabreros, brillaba la chispa de la curiosidad, llena de ingenua bobería, pero ¡tan humana!, ¡tan humana!
Cuando Rosarito quedó sola no pudo resistir la curiosidad, y momentos después, no sin antes cerrar la puerta de la sala, deleitábase contemplando todo cuanto llevaba de venta la más popular de todas las vendedoras de Andalucía.
El día en que aconsejados por la curiosidad pasamos los umbrales del citado ventorrillo, que se eleva dando vista a la población, a los montes y al cementerio, ya el señor Curro habíase ido, a causa de un segundo acosón hemipléjico, al último indicado lugar, y Paco Cárdenas, su sobrino, era el que oficiaba de experto timonel en aquel barco, para el cual parecía que no había hecho la Divina Providencia más que mares en bonanza.