curandero

(redireccionado de curanderos)
También se encuentra en: Sinónimos.

curandero, a

1. s. MEDICINA, OFICIOS Y PROFESIONES Persona que se dedica a curar sin haber realizado estudios de medicina y, por lo general, con métodos poco ortodoxos jamás confió en curanderas, pero es capaz de reconocer que sus métodos son, a veces, efectivos.
2. MEDICINA Persona que ejerce la medicina sin título oficial.

curandero, -ra

 
m. f. Persona que se dedica al aranderismo.

curandero, -ra

(kuɾan'deɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que realiza prácticas curativas sin haber realizado estudios de medicina No se fiaba mucho de los curanderos.
Sinónimos

curandero

, curandera
sustantivo
Traducciones

curandero

Heiler

curandero

guérisseur

curandero

целитель

curandero

лечител

curandero

治疗者

curandero

治療者

curandero

치료자

curandero

healer

curandero

/a SM/Fquack, quack doctor

curandero

m. faith healer, medicine man, shaman.

curandero -ra

mf traditional o folk healer; faith healer
Ejemplos ?
Los chamanes curanderos (generalmente sabios locales) hacían tambien sacrificios en lugares sagrados del valle de Talambo llamado Coalechec.
Materia de estudio en varias obras científicas fundamentalmente por diversos crímenes de esa naturaleza cometidos hace pocas décadas, Telde es conocida popularmente como la "Ciudad de las Brujas" por la tradicionalmente fuerte implantación de esta figura en la ciudad y su contraparte, los curanderos y santeras muy numerosos en las zonas altas del municipio.
Para reconocer los medicamentos naturales, que crecen en los abiertos prados o en el misterio de las selvas, es indispensable el cándido corazón de los brujos, los curanderos y los locos.
Todas se dispusieron a hacer la prueba, y hubo charlatanes que prometieron adelgazar los dedos, proponiéndose ganar algunos escudos, como aquellos que no teniendo ningún oficio ni sabiendo cómo vivir de su trabajo, se meten a curanderos para convertir en comida la lana que trasquilan al prójimo; joven hubo que rascó su dedo con un cuchillo; otra consintió en que cortaran carne del suyo para adelgazarlo y no faltó quien lo tuviera muchas horas comprimido ni tampoco quien lo sometiera al efecto de cierto líquido para que se lo dejara despellejado.
Por encima de los magos y curanderos de sacristía están los gerentes, muchos de ellos hombres superiores que, incapacitados de hacer religión, hacen política.
MEDICINA TRADICIONAL.- En la Parroquia existen algunas curanderos entre los que señalan a don Zoilo Vidal a quien lo apodaban “Coleguita”, don Adolfo Nieves, Don Luis Pitizaca apodado don “Quichimbo”, Luis Fernández y Santos Rodríguez, quienes eran necesarios cuando existía un enfermo a la hora de un parto, para salvar la vida de la madre y al niño.
Mientras no lo entiendan así los discípulos recién destetados de Esculapio, tendrán que reinar las curanderas y los curanderos en los pueblitos y en el campo.
Un atracón de fruta no le da a uno indigestión, sino pasmo; pasmo da la insolación, pasmo da mucha agua fría después de un trabajo fuerte, y esto de romperse una pierna casi no sería nada, si no fuera la amenaza que le entre pasmo. Los curanderos son más escasos que las curanderas, pero mucho más temibles.
Muchos han sido edificados por malhechores inconscientes, en terrenos bajos, malsanos, rodeados de cañadones y de ciénagos, cundiendo en ellos, apenas existen, y renaciendo siempre, la viruela, la fiebre tifoidea, la difteria y mil otras plagas, sin contar a los curanderos, que diezman su población.
Le dejé agonizar ocho días, entre torturas, en manos de curanderos, de médicos rurales, que le recetaban ruda cocida con sal y vino blanco, y que, por último, le sangraron, porque no se le podía sujetar.
Cabe resaltar que una de las dificultades enfrentadas para la puesta en marcha del SIAS, ha sido la falta de acuerdos con las organizaciones no gubernamentales del sector salud, ya que éstas temen ser fiscalizadas por el Ministerio de Salud, temor compartido por los llamados “curanderos”.
Durante mucho tiempo, los discípulos de Pasteur, que no era médico, lucharán en la soledad del laboratorio, antes que desaparezcan los actuales curanderos perfeccionados y sugestionadores a la moda.