Ejemplos ?
Mallea describe al personaje: "Chaves iba y volvía solo a su casa por los caminos, y protegía aquella soledad como sacra cosa suya, sin que cupiera posibilidad de ser rota, salvo por diez o veinte pasivos pasos hechos al lado de tal o cual fortuito encuentro, escuchándolo.
En efecto, pudo darse el caso de que Piri Reis, o el escriba que copió su obra, reparase en que al llegar al Río de la Plata, se estaba acabando la valiosa piel de gacela. En este momento podría haber girado la línea costera hacia el este y haber descrito un semicírculo que le cupiera en el cuero.
La primera reedición en CD tuvo lugar en 1998 y fue básicamente una transcripción directa del vinilo, aunque el tiempo era lo suficientemente corto para que cupiera en un único disco.
Los primeros prototipos de CD tenían una duración limitada a apenas sesenta minutos y a menudo se afirma que se amplió hasta los 74 minutos a instancias de Karajan, para que así cupiera en un solo disco la Sinfonía n.º 9 de Beethoven.
Pensada en tiempos en que las grandes congregaciones religiosas frente a San Francisco necesitaban un espacio donde la multitud cupiera, considerando que las calles de Buenos Aires eran muy angostas, la plazoleta de San Francisco fue pensada con el fin de brindar el lugar suficiente como extensión del atrio, sobre la manzana opuesta por la calle Alsina, donde se terminó en 1963 el edificio del Banco Hipotecario Nacional (hoy sede central de la AFIP).
«Aunque sé bien --le dijo--, oh caballero, que por hablaros sufriré castigo, porque esta vieja al crudo carcelero temo que el cuento dé de cuanto os digo; deciros la verdad del caso quiero, y acabe con mi vida este enemigo; pues ¿qué mayor favor de él cupiera que el que disponga ya que al fin yo muera?
Y entonces, cuando la había abierto lo suficiente como para que cupiera mi cabeza introducía una linterna sorda, totalmente cerrada, cerrada, de manera que no se filtrara ninguna luz, y entonces asomaba la cabeza.
Vosotros sabéis cuanto he luchado por esta ley de salvación pública; y, como no basta que las leyes estén escritas sino que deben producir toda su eficacia en la práctica, mediante su aplicación correcta y atinada, os declaro que sería la más honda y profunda satisfacción de mi alma si me cupiera la honra, como Jefe de Estado, de dar vida, forma y movimiento a una ley que he perseguido con tan incansable tenacidad.
Se agachó rápidamente para recogerlo y tan rápido, tan rápido, que no pensó un minuto que había perdido la hiladora. Ella vio que el gran bolsillo de su mandil se abría tanto como para que cupiera.
“Gallardo moro, le dice, si adoras como refieres, y si como dices amas, dichosamente padeces. “¿Quién pudiera imaginar viendo tus golpes tan crueles, que cupiera alma tan tierna en pecho tan duro y fuerte?.
Buscan solícitos estratagemas para sostener sus fábulas, y no las hallan; pues si esto fuese así, sus mayores mejor dijeran que los elementos del mundo eran tres, que no cuatro, para que a cada elemento le cupiera su casamiento con los dioses; no obstante, es cierto que afirman ser una cosa el cielo y otra el aire; y el agua, ya sea la de arriba o la de abajo, seguramente sea agua.
Y a la verdad, cosa de guerra debía de ser, porque a poco rato salieron todas o casi todas las palabras del Diccionario, con fuertes y relucientes armas, formando un escuadrón tan grande que no cupiera en la misma Biblioteca Nacional.