cumulonimbo

cumulonimbo

s. m. METEOROLOGÍA Nube de grandes dimensiones, de desarrollo vertical y aspecto oscuro que suele causar tormentas.
Traducciones

cumulonimbo

cumulonembo

cumulonimbo

SMcumulonimbus
Ejemplos ?
Las mammatus solamente se presentan donde hay fenómenos de oclusión, por lo que la nube de tormenta (generalmente, un cumulonimbo) queda aislada en altura, sin corrientes ascendentes ni descendentes importantes, por lo que la caída de gotas de agua se ve impedida por el aire extremadamente seco y cálido que asciende ligeramente hasta cierta altura impidiendo la formación de lluvia.
Los cumulonimbos sirven para equilibrar, dentro de la zona intertropical, las pequeñas áreas de inestabilidad que se originan por la insolación. Siempre generan su propia energía por la acumulación de calor en un área mucho más extendida que la propia base del cumulonimbo.
Sin embargo, no se desprenden y aún estando dentro del cumulonimbo, puede ser capturada nuevamente por otra corriente de aire ascendente y ser trasladada hacia las regiones altas de la nube.
na nube mastodóntica, mammatus (o mamma o «mammatocumulus») es un término meteorológico aplicado a un patrón de célula que amontona masas de nubes en su base, desarrollando un cúmulo o un cumulonimbo.
Sobre la huella que dejan no suele producirse un nuevo cumulonimbo poco después porque tras la lluvia producida, el suelo mojado crea una especie de pequeña zona de alta presión sin vientos.
El diámetro del cumulonimbo que produce una lluvia de convección puede variar notablemente, desde un centenar de metros en un tornado, hasta unos 1000 km o más en el caso de un huracán, aunque el término cumulonimbo suele limitarse a casos intermedios.
Cuando un cumulonimbo alcanza la tropopausa, las cargas positivas de la nube atraen a las cargas negativas; este movimiento de cargas a través de la atmósfera constituyen los rayos.
Esta retroacción o realimentación se manifiesta mediante el descenso de aire muy frío y seco desde la cúpula del cumulonimbo hacia abajo alrededor del mismo y es ese aire frío, pesado y seco el que acelera el proceso de alimentación del propio cumulonimbo al introducirse como una cuña bajo el aire caliente de la superficie, fenómeno con el cual se acelera el proceso de convección, es decir, el proceso de conducción de calor en sentido vertical en la atmósfera.
Así, un ciclón de reducida extensión o radio de giro puede dar origen a un tornado de gran violencia y muy destructivo aunque de breve duración mientras que un cumulonimbo de cierta extensión tendrá una duración mayor y sus efectos serán menos destructivos pero repartidos en una superficie mayor.
En un mismo chubasco, la intensidad de la lluvia puede variar considerablemente, desde una llovizna en el borde exterior hasta un chaparrón muy fuerte en su parte central: es muy frecuente que en un punto descargue un cumulonimbo una enorme cantidad de lluvia y a unos 100 metros de distancia no haya caído ni una gota.
Por último, los cumulonimbos generan chubascos a su paso con lo que van perdiendo energía y se van deteniendo poco a poco, pero esos chubascos han dejado una huella ovalada acuosa en el suelo (charcas y lagunas) que actúa (lo mismo que los ríos en la imagen satelital de la desembocadura del Amazonas) como una área anticiclónica que impide que nuevos cumulonimbos descargue su lluvia allí: el cumulonimbo que sigue rodea por la derecha la zona ovalada dejada por la lluvia precedente dando origen así a una repartición bastante homogénea de las precipitaciones a lo largo y ancho de la cuenca amazónica.
Pero en especial, la transformación del movimiento lineal del viento superficial en un movimiento giratorio de ascenso vertical del mismo puede verse en cualquier remolino o tornado fácilmente y hasta en cualquier nube de desarrollo vertical como un cumulonimbo o un huracán: varía el tamaño o extensión pero el proceso es el mismo.